miércoles. 06.07.2022
Salud

Sanidad ultima un plan de choque para las listas de espera, con 10.635 pacientes en León

Sacyl valora dar incentivos para aumentar las cirugías de tarde y poder liberar el tapón quirúrgico que generó el covid
                      DL19P11F2-19-23-45-6.jpg
De las 37.000 operaciones anuales que se realizan en el Hospital de León se pasó a 25.000 por la pandemia. DL

Con unas listas de espera para entrar en quirófano desbocadas tras dos años de pandemia que trastocaron el normal funcionamiento de los hospitales, los responsables sanitarios consideran que la demora quirúrgica ya tiene difícil solución si no se aplican medidas extraordinarias. Por eso, la Consejería de Sanidad ultima un plan de choque en el que valora tirar de chequera, como hizo en Atención Primaria, para incentivar las operaciones vespertinas.

Durante las reuniones mantenidas con Sanidad antes de la campaña electoral había quedado claro que fuera el partido que fuera quien acabara gobernando Castilla y León tendría que aplicar un plan especial para liberar el tapón de cirugías en los hospitales, donde han quedado atrapados miles de pacientes con dolencias no urgentes, pero con riesgo de agravarse por la falta de tratamiento.

Atajar el problema

La Junta considera que el efecto de la pandemia en los quirófanos ya no tiene solución sin medidas extra

La idea que maneja actualmente Sanidad se centra en pagar a los equipos quirúrgicos que se ofrezcan voluntarios para realizar intervenciones por las tardes, como ya se ensayó con los médicos y enfermeras que pasan consulta en los centros de salud durante los meses de enero y febrero con buenos resultados, ya que esa medida vespertina permitió atender a 6.200 pacientes más a la semana en Primaria con un desembolso de 40.500 euros por las horas extra a los cien profesionales que se sumaron, entre ellos 25 Médicos Internos Residentes de tercer y cuarto año.

Dolencias agravadas

Entrar a operarse en los hospitales de León y El Bierzo supone aguardar 4,5 meses de media

La propia Consejería de Sanidad reconoce que está preparando un plan de choque, ya que el consejero, Alejandro Vázquez, se quedó sorprendido a comienzos de año al comprobar que las listas de espera aún habían aumentado más en el último trimestre. Vázquez ha mantenido encuentros con la Junta técnico-asistencial de los hospitales de Sacyl con intención de conocer cuáles son las principales necesidades de los centros, aunque dejó caer que va a ser necesario multiplicar la actividad. Para ello existen dos fórmulas: contratar paquetes de cirugías con la sanidad privada o pagar ese dinero extra a los propios trabajadores de Sacyl.

Según fuentes sanitarias, a ser posible se va a apostar por sacar más provecho, no solo a los profesionales propios, sino a toda la costosa tecnología que se ha comprado en los últimos años y que, según entienden en Sacyl, no puede quedar apagada en algunos casos a partir de las 15.00 horas de la tarde. Del mismo modo que se hizo en Atención Primaria, los pagos por trabajar por la tarde tendrían dos premisas, ser voluntarios y, sobre todo, que exista la garantía de que los profesionales cumplieron su cupo durante su jornada ordinaria. Es decir, se marcarían unos indicadores de rendimiento para evitar picarescas.

Los criterios serán «exigentes y objetivos», según se avanzó a los profesionales, y serán aplicables tanto para médicos, como enfermeras, celadores, técnicos, anestesistas y todas las categorías que intervienen para llevar a cabo una operación (unas catorce personas).

Antes de activar el plan de choque hay que cumplir con un imponderable y es la negociación con los sindicatos. Un tira y afloja para determinar cuánto debe cobrar un médico y el resto de sanitarios que trabajen por las tardes y qué cantidad de trabajo se le puede exigir por estos pagos. El dinero que le puede costar a la Junta este proyecto es elevado (en Primaria la tarde extra se abonó con 314 euros), pero a nivel interno se ha llegado a la conclusión de que se ha alcanzado un punto en el que si no se aplican medidas extraordinarias no hay solución. Aunque se rindiera al 100% por las mañanas, harían falta las tardes para atender el excedente de pacientes.

De hecho, el plan no está pensado para funcionar durante un par de meses y después retirarlo, sino para mantenerse aunque con menor intensidad para evitar que las listas se normalicen y vuelvan a dispararse a la vuelta del verano. El Hospital de León trabaja, además, en recuperar el quirófano 22 que permanece cerrado desde hace años en la subplanta de Radiología.

Sanidad ultima un plan de choque para las listas de espera, con 10.635 pacientes en León