jueves 19/5/22
                      dl
dl

La plaza del Ayuntamiento de Ponferrada se llenó de sillas vacías. 75 sillas mudas o, más bien, enmudecidas por la violencia machista. 70 fueron colocadas en recuerdo de todas las mujeres que han sido asesinadas en España este año y las cinco restantes, por los cinco menores víctimas de la violencia vicaria. Solo los lazos morados que colgaron del respaldo de cada una de ellas hablaron sin decir nada, reivindicando lo que algunos todavía niegan a día de hoy. En esa deslealtad política y humana de los negacionistas ahondó el manifiesto que leyó la vicepresidenta del Consejo Municipal de la Mujeres, Nancy Prada. «Lo más terrorífico es esa peligrosa senda de negación absoluta de la existencia de la violencia machista que mata, viola, abusa y maltrata día tras día; negación que enarbolan con mensajes peligrosos e irresponsables que calan en nuestros y nuestras jóvenes». Porque cada vez son más las niñas —sí, menores de edad— que sufren la violencia del machismo en cualquiera de sus formas. «No hay efectivos suficientes para atender correctamente a las víctimas», dijo la concejala de Igualdad y Bienestar Social de Ponferrada, Lorena González. | m. carro

Sillas vacías y víctimas cada vez más jóvenes
Comentarios