viernes 3/12/21
La Junta de Portavoces se reunió a primera hora de la mañana en busca del consenso, aunque no fue posible finalmente. RAMIRO

asun g. puente | león

El inicio del debate de investidura en la Cámara Baja —fijado para hoy— ha acelerado en la Diputación de León la negociación y presentación de la moción de defensa del papel de las instituciones provinciales en la pervivencia del mundo rural. La amenaza de su desaparición, plasmada en el pacto rubricado por el PSOE y C’s para intentar que Pedro Sánchez llegue a la Presidencia del Gobierno, no logró ayer unir a todos los grupos en el Palacio de los Guzmanes a la hora de consensuar y firmar la moción auspiciada por el propio presidente, Juan Martínez Majo, y su equipo de gobierno como primer paso en la batalla por salvar a la institución.

La sorpresa de la jornada llegó de la mano de los socialistas. A pesar de haber insistido, desde que se conoció el pacto firmado por su jefe de filas nacional, en la defensa de las diputaciones, optaron por la abstención y no firmaron la moción. Escudado en que el equipo de gobierno les presentó el documento a primera hora de la mañana de ayer mismo sin tiempo para estudiarlo y hacer aportaciones, el PSOE decidió desmarcarse de la defensa institucional promovida por el equipo de gobierno.

El portavoz socialista, José Pellitero, rechazó la existencia de presión alguna desde Ferraz para la abstención e insistió en el apoyo a la supervivencia de las diputaciones, aunque apuestan por su reforma. «En Madrid pueden decir lo que quieran o maquillar el tema, nosotros las apoyamos».

La moción del equipo de gobierno sumó a UPL y CB y tuvo enfrente a C’s y IU-En Común. Majo lamentó la falta de apoyo unánime al documento «por desconocimiento de unos y oportunismo de otros», además de criticar que «utilicen el medio rural como moneda de cambio, los pueblos de León no se lo merecen».

Finalmente esta moción no será debatida en el seno de un pleno monográfico, tal y como explicó el presidente, será en uno extraordinario que se celebrará a mediados de marzo con otros puntos en el orden del día como los Planes Provinciales. En la presentación de la moción, Majo se rodeó de su equipo de gobierno y durante casi media hora realizó una férrea defensa de la pervivencia de estas instituciones. «Desde aquí se hacen políticas horizontales por y para las personas con decisiones pegadas a la realidad del mundo rural, no políticas verticales alejadas de la realidad y que corresponden a otros lugares».

Apuntó que el debate ahora planteado debería «llamar la atención sobre el papel de las diputaciones, sus competencias y la financiación». Dijo que también está abiertos a cambios en la elección de los diputados y en el funcionamiento y se quejó de la discriminación de la amenaza, que no incluye, aseguró, a las diputaciones forales y cabildos.

Los socialistas se repliegan de la batalla institucional para salvar a la Diputación