viernes 22.11.2019
ACERCANDO LAS INSTITUCIONES A LA SOCIEDAD

«Somos el único órgano de control externo sin autonomía para aprobar sus informes»

Mario Amilivia reivindicó mayor independencia, además de inmediatez para debatir los resultados de sus informes en las Cortes
De izquierda a derecha, Mario Amilivia, Joaquín S. Torné, Alfonso Peña, José A. Diez y Luis Fuentes, en el Club de Prensa de Diario de León. FERNANDO OTERO
De izquierda a derecha, Mario Amilivia, Joaquín S. Torné, Alfonso Peña, José A. Diez y Luis Fuentes, en el Club de Prensa de Diario de León. FERNANDO OTERO

La segunda de las conferencias Acercando las instituciones a la sociedad abordó ayer, desde un Club de Prensa del Diario de León repleto de asistentes, el trabajo del Consejo de Cuentas de Castilla y León. Los ponentes —Luis Fuentes, presidente de las Cortes; Mario Amilivia, Presidente del Consejo de Cuentas; y Alfonso Peña, Presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón— contribuyeron al éxito de un debate fluído dentro de las jornadas patrocinadas por Laboral Kutxa y las Cortes de Castilla y León.


Amilivia insistió en que resulta muy difícil hacer llegar estas instituciones a los ciudadanos, pero que «con la ayuda de estas mesas redondas» la accesibilidad se mejora. El órgano que dirige ha aprobado más de 189 informes de fiscalización en Castilla y León. «Sin estos órganos de control externo sería complicado hablar de una buena salud de todos los entes que componen la arquitectura del Estado», aseguró Amilivia, que reiteró el valor de el Consejo de Cuentas como «un plus de garantía de calidad democrática». «También, desde el punto de vista del derecho a una buena administración, es una garantía de transparencia y nuestros informes se publican y se trasladan a las Cortes para debatir sobre ellos», añadió. Además, quiso incidir en la responsabilidad que tiene que asumir la institución cuando algo no funciona. «En Castilla y León llevamos 20 años hablando de la despoblación. Se han realizado medidas concretas desde las Cortes y parece que después de todo no hemos avanzado nada. Vamos a fiscalizar qué medidas han sido útiles y cuales no, mejorando la fiscalización de carácter operativo cuyo fin es mejorar el funcionamiento de las administraciones», explicó.

 

Reivindicaciones varias

 

Otra de las problemáticas a las que se enfrentan es el desfase temporal que existe desde la publicación de un informe de rendición de cuentas —que incluye las conclusiones y recomendaciones del Consejo de Cuentas— hasta que llega a las Cortes para ser tratado. «Estamos intentando que una vez se apruebe el informe tenga un debate lo más inmediato posible».

 

La dispersión poblacional de la Comunidad y la falta de personal se suma a la lista de dificultades para el desempeño de las funciones. «Castilla y León adolece de 300 funcionarios, lo que implica que a muchos funcionarios de ayuntamientos de pueblos  que asumen desinteresadamente dar la cara por sus vecinos les cueste cumplir con sus responsabilidades», reivindicó el ex alcalde de León. Aunque el factor que más recalcó, y que lleva intentando mejorar desde su entrada al cargo, fue la necesaria independencia que ha de tener este órgano. «Sómos el único órgano de control externo de todo el país que no tiene autonomía para aprobar sus informes, que son aprobados por las Cortes. Igualmente, el Consejo de Cuentas de Castilla y León es el único que comparte gestión con cuatro instituciones propias», manifestó. A pesar de todo ello Amilivia afirmó que «se está consiguiendo una rendición de cuentas muy positiva» aunque se podría mejorar si tuvieran «medidas de estímulo a la fiscalización».

«Somos el único órgano de control externo sin autonomía para aprobar sus informes»