domingo 28/2/21
SANIDAD

La inspección de Sacyl da la razón a una paciente a la que no se detectó un ictus

Otro especialista de Madrid considera que el Hospital de León vulneró los protocolos.
Martín y su madre Esther Fernández, durante su ingreso.

La inspección de Sacyl da la razón a una paciente leonesa que sufre una hemiplejia por un derrame cerebral desde el 22 de septiembre de 2013 que no fue diagnosticado a tiempo en el Hospital de León. El inspector entiende en su escrito que «se debe continuar con el expediente de reclamación patrimonial al entender que no se ha utilizado la Guía Cadena Asistencial Terapéutica Trombolítica en el ictus isquémico aprobada para la utilización cuando sea preciso, entendiendo que siempre es mejor equivocarse en la utilización de esta guía, a que por no utilizarla, los graves perjuicios que puede ocasionar la no utilización».

La familia de Esther Fernández presentó una reclamación patrimonial a través del bufete de abogados Lex Abogacía que además de tener el escrito favorable del inspector de la Consejería de Sanidad, cuenta también con otro informe de un médico especialista en Neurología del Hospital Doce de Octubre de Madrid que constata que el Hospital de León «vulneró los protocolos médicos en las actuaciones médicas realizadas sobre Esther Fernández, durante su estancia en el Complejo Asistencial Universitario de León». El abogado, Javier de la Peña, confía en que las autoridades sanitarias de Sacyl no desoigan el informe del inspector médico de León. «Ahora pondremos de manifiesto a la Consejería de Sanidad que el criterio de ambos profesionales—uno designado para la investigación de los hechos por el propio Sacyl— es claro y, en consecuencia, debiera reconocerse la mala praxis y proceder a indemnizar a la paciente, quien se encuentra en una situación clínica muy comprometida con una gran invalidez, con ayuda de tercera persona para cualquier actividad cotidiana, imposibilidad casi absoluta de comunicarse, que podía haberse evitado con una actuación médica más diligente».

Esther Fernández acudió a su médico de Atención Primaria el 4 de septiembre de 2013 por un dolor en hemocránea izquierda que se inició de forma brusca y por el que días después presentó dificultad para hablar y falta de fluidez verbal y por el que es trasladada al Hospital de León el 19 de septiembre y atendida en el servicio de Urgencias por presentar un cuadro de descarga hemicráneal y un episodia de disartria (dificultad para articular palabras) de 15 minutos de duración. En la exploración del médico se le diagnostica que no existe una patología orgánica neurológica urgente y se le envía a casa con el diagnóstico de cefalea insespecífica. Seis días después ingresó con una hemorragia temporal izquierda secundaria a rotura de aneurisma e ingresada en la UCI dada la gravedad de la paciente, que tiene que ser intervenida con carácter de urgencia para practicarle una craneotomía evacuadora y descomprensión.

La inspección de Sacyl da la razón a una paciente a la que no se detectó un ictus
Comentarios