domingo 23.02.2020
INFRAESTRUCTURAS

Todas las estaciones de tren menos la de León podrán ser de gestión privada

En el plan de liberalización del ferrocarril, Adif blinda para sí las terminales con más actividad
Obras en la estación de tren de la capital leonesa, que recibió el año pasado más de 788.000 viajeros y 8.108 ferrocarriles. RAMIRO
Obras en la estación de tren de la capital leonesa, que recibió el año pasado más de 788.000 viajeros y 8.108 ferrocarriles. RAMIRO

El proceso de liberalización del transporte ferroviario en España, que llegará en diciembre del próximo año, continúa y a pesar de que el eje que atraviesa la provincia de León no está incluido entre los que se abrirán primero a la circulación de compañías diferentes a Renfe, también es preciso abordar la gestión de las estaciones. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) tan sólo considera «estratégica» la estación de la capital leonesa y deja fuera de esta categoría a otras 26 ubicadas en la provincia, con lo que la gestión de estas últimas podría pasar a manos de entidades privadas, que se encargarían entonces de la limpieza de las instalaciones, la venta de billetes o el servicio de información de estas.


Al calificar Adif la estación de León como «estratégica» se blinda para sí la prestación de servicios en esas instalaciones. Junto con la terminal de la capital leonesa, Adif ha considerado prioritarias las estaciones con mayor nivel de actividad en el territorio nacional como las de Madrid, Barcelona, Valencia o Alicante, tal y como se ha hecho público a través de una resolución de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC).

 

Para ser considerada estratégica por Adif, una estación debe tener un tráfico mayor de 300.000 pasajeros anuales o gestionar más de 8.000 trenes al año. En el caso de la estación de la capital leonesa se cumplen ambos requisitos, ya que según los datos con los que trabaja la CNMC en 2018 fueron 788.156 los viajeros, mientras que el número de trenes se elevó a 8.108. La categoría de estación consideradas no estratégicas está subdivida, por un lado las que terminales cuyos servicios están sujetos a obligaciones de servicios públicos y, en segundo lugar, las que no llegan a los 300.000 viajeros anuales. En el primer apartado se encuentran en la provincia de León 16 estaciones: La Granja, La Pola de Gordón, Nistal, Palanquinos, Porqueros, Quintana de Raneros, Santa Lucía, Santas Martas, Toral de los Vados, Villabante, Villadepalos, Villamanín, Barrientos, Busdongo, El Burgo Ranero y Grajal. Las que están enmarcadas en el segundo subgrupo pertenecen a entidades locales mayores, como Ponferrada, que se queda fuera de la calificación de estratégica al tener tan sólo 66.415 viajeros, frente a los 300.000 requeridos. Con la terminal de la capital berciana también se quedan fuera la de Astorga, Bembibre, Brañuelas, La Robla, Sahagún, San Miguel de las Dueñas, Torre del Bierzo, Vega de Magaz y Veguellina. En total, una decena.

 

La calificación de estaciones estratégicas se refleja en la resolución dictada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que sólo hace referencia a las estaciones explotadas por Adif, ya que las gestionadas por Renfe forman parte de otro expediente. El informe se puso en marcha ante las primeras reclamaciones y la exigencia de Adif de estar exento de una serie de obligaciones como la de facilitar información al respecto. La resolución concluye que con ella se agota a vía administrativa, no siendo posible un recurso de reposición, aunque sí recurrida en la Audiencia.

Todas las estaciones de tren menos la de León podrán ser de gestión privada