viernes 22/10/21
DEFENSA

La torre portátil de Afganistán controlará los 1.650 aviones que sobrevuelan León cada mes

El equipo ya está instalado en el aeródromo militar y gestionará a partir de la próxima semana todo el tráfico aéreo
torre
Torre de control provisional de la base aérea. RAMIRO

Similar a un gran contenedor, así es la torre de control portátil que a partir de la próxima semana se encargará de la gestión de todo el tráfico aéreo que sobrevuela la provincia y de las operaciones de despegue y aterrizaje que se realizan en el Aeropuerto de León, tanto civiles como militares. La torre portátil, que pertenece al Grupo de Transmisiones del Ejército del Aire, ya ha sido instalada en el Aeródromo Militar de La Virgen del Camino, para que la próxima semana puedan comenzar las obras de reforma de la torre de control actual, cuya construcción arrancó en 1920. Toda la gestión del tráfico aéreo de León se realiza a través del aeródromo, a pesar de que las instalaciones del Aeropuerto de León son civiles, los controladores aéreos son militares y de ellos dependen todas las operaciones.

 

La torre de control portátil, que formó parte del despliegue militar español en Afganistán y que ha sido instalada frente a la torre que será reformada, está operativa desde el pasado viernes, aunque no será hasta que comiencen las obras cuando asumirá todas las funciones del tráfico aéreo, que aún se realizan desde la torre original. El dispositivo portátil estará en León hasta que los controladores aéreos puedan regresar al edificio de la torre tras las obras, que según la licitación deberán estar concluidas en el próximo mes de noviembre y que cuenta con un presupuesto de Defensa que ronda el medio millón de euros.

 

«No supone ningún cambio, se mantiene toda la operatividad que desarrolla la torre fija», explicaron ayer desde el aeródromo los militares encargados de todo el control técnico, quien incidieron en que aunque a León llegó en un camión, cuando el Ejército del Aire precisa crear un aeródromo durante una operación militar, esta torre se trasladada en un avión a cualquier parte del mundo para operar con los aviones desplegados. Además, cuenta con un sistema hidráulico que permite elevarla para facilitar a los controladores aéreos sus funciones.

 

El espacio aéreo leonés del que se encarga la torre va desde la frontera leonesa con Asturias hasta Benavente y, de este a oeste, desde Guardo hasta la comarca de la Maragatería, lo que se denomina Área de Control Aéreo, que es surcada al mes por una media de 1.650 aviones, procedentes de cualquier parte del mundo y con cualquier destino. A mayores, la torre portátil también se encargará del despegue y el aterrizaje de los aviones civiles que operan desde el Aeropuerto de León, una media de 420 mensuales. A todos se suman los aviones militares que operan desde el aeródromo, desde los Searcher, los RPAS del Grosa, hasta los F-18 y los Eurofigthers que toman tierra durante sus entrenamientos o la vigilancia del espacio aéreo español.

 

Espacio compacto

 

En el compacto espacio que se integra la torre de control portátil del Ejército del Aire caben hasta cinco controladores —los mismo que pueden llegar a trabajar en un puesto normal—, que también pueden operar en horario nocturno, de igual modo que lo hacen actualmente en la torre de control originaria del aeródromo. La torre, a pesar de su tamaño, cuenta con todos los equipos, desde las radios de banda tierra/aire o la señalización de radioayudas. «Está completamente equipada», incidieron las fuentes militares, que avanzan que el nuevo equipo que se instalará tras la reforma de la torre de control de La Virgen «mejorará todo el sistema de gestión de comunicación, que será moderno y ya digital», frente al instrumental con el que trabajan actualmente los controladores militares.

 

La reforma del edificio histórico también mejorará la visibilidad de los controladores, ya que la actuación principal se centrará en aumentar una altura más la instalación y trasladar a esta última planta el fanal y la sala de control, para mejorar las comunicaciones de los controladores y su capacidad de visión hacia las pistas.

La torre portátil de Afganistán controlará los 1.650 aviones que sobrevuelan León cada mes