sábado 07.12.2019
Innovación

La Universidad asesora gratis a quienes quieran contratar productos de inversión

Desde la asignatura de Finanzas, alumnos y profesores calculan el perfil de riesgo para posibles inversores
Lourdes Villa, Laura Valdunciel,Cristina Gutiérrez, Castaño, Paula Castro y Maite Tascón. FERNANDO OTERO
Lourdes Villa, Laura Valdunciel,Cristina Gutiérrez, Castaño, Paula Castro y Maite Tascón. FERNANDO OTERO

Una segunda opinión, como en con el médico, es lo que ofrece el Grupo de Innovación Docente en Educación Financiera a todos aquellos que, simplemente, tras rellenar un formulario en su página web (les lancen una consultan antes de contratar un fondo de inversiones, una hipoteca o un depósito estructurado. El equipo, liderado por el profesor Javier Castaño, creó en 2016 un simulador bancario para que sus alumnos fueran familiarizándose con su futuro trabajo en un entorno prácticamente real, a lo que añadieron una tercera vía «como un servicio a la sociedad»: un consultor financiero, el Ule-bank.

 

«Si el banco ofrece un producto de inversión para rentabilizar tu dinero muchos lo contratan simplemente porque confían en él, pero puede no ser conveniente», explica el profesor leonés, quien pone como ejemplo lo ocurrido con las preferentes. Castaño incide en que el equipo de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales no trabajan «como una asesoría financiera, nosotros sólo apuntamos a quien nos consulta si el producto que le han ofrecido es adecuada o no para él. Se trata de una segunda opinión, como el médico, independiente y aséptica, y la basamos en función de un perfil de riesgo».

 

De momento ya han recibido más de dos centenares de consultas, principalmente centradas en los fondos de inversión y los depósitos estructurados. Cuando el futuro inversor quiere consultar con el equipo de la Universidad si un producto se adecua o no su perfil, tan sólo debe registrar un correo electrónico, dar una explicación de lo que le han ofrecido, y contestar a un cuestionario con el que en Económicas le realizarán un perfil. Una vez reciben la consulta, los profesores la trasladan al aula para que los estudiantes la debatan conociendo los datos necesarios, aunque la consulta es completamente anónima y son los siete docentes del equipo de innovación los que finalmente devuelven el correo con el perfil de riesgo. «Nosotros damos una opinión desinteresada, después cada uno es responsable de lo que quiere hacer con su dinero», incide Castaño, para insistir en que su opinión es «completamente desinteresada» y que no tienen ninguna vinculación ni oposición hacia ninguna entidad financiera.

 

«Si hubiéramos contado con esta herramienta en el momento de las preferentes, hubiéramos podido detectar que se estaba ofreciendo productos a la gente mayor que no eran adecuados para ellos y hubiéramos podido dar la alerta», explica el profesor de la facultad de Económicas, quien relata que aunque el primer año del proyecto «fue un desastre» en relación al desarrollo de la web, ésta poco a poco fue evolucionando y en 2016 comenzó a funcionar una versión similar a la actual.

 

Calculadora financiera

 

El simulador elaborado por el Grupo de Innovación Docente en Educación Financiera va más allá. También cuenta con un simulador básico que ofrece varias opciones que actualmente son difíciles de conseguir a través de internet. La posibilidad de calcular el TAE con diferentes tipos de interés, calcular una hipoteca inversa o arrendamiento financiero son algunas de las opciones que se ofrecen a las que se suman otras alternativas también pensadas para empresarios, como los descuentes, las cuentas de crédito o los préstamos o los pagos con letra de cambio.

 

El tercer eslabón de la web Ule-bank es un apartado específico para los alumnos, en el que trabajan como si lo hicieran en una oficina bancaria de verdad, a la que sólo tienen acceso en la asignatura.

"El banco nunca miente, pero tampoco da toda la información"

El profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales Javier Castaño, explica que en España «hay muy poca cultura financiera». De hecho, señala que cuando se compra un pequeño electrodoméstico, por ejemplo, se hacen varias consultas, paso que no se da en cuestiones en inversiones o financieras, «a pesar de que se invierten cantidades de dinero mucho más grandes, como en el caso de las hipotecas». 
«El banco nunca te miente, pero tampoco te ofrece toda la información», matiza el profesor leonés, quien explica que aunque actualmente las entidades financieras ya cuentan con test de idoneidad, estos podrían funcionar mejor. «La gente se fía de los bancos, pero no son un alma caritativa. Los empleados buscan los mejores resultados para la entidad financiera, por eso los ciudadanos deberían aprovecharse de servicios como el que ofrecemos en Ule-Bank», añade Castaño, remarcando siempre su independencia y el valor educativo que aporta esta web para sus alumnos, a lo que suma su carácter social, porque es completamente gratuita.
El grupo de profesores liderado por Castaño también ofrece charlas en institutos y a gente mayor para ir afianzando y extendiendo la cultura financiera, resolviendo dudas y también anunciándoles las novedades para que estén alerta, además de advertirles de que tengan cuidado en los pagos por internet. «En otros países ya cuenta con una asignatura de esta materia en los institutos y colegios, nos gustaría que aquí también se implantara», añade Javier Castaño
 

La Universidad asesora gratis a quienes quieran contratar productos de inversión