lunes 16/5/22
                      Vecinos de Trobajo ante uno de los puentes que estigmatizan el desarrollo urbano equilibrado del área metropolitana. MARCIANO PÉREZ
Vecinos de Trobajo ante uno de los puentes que estigmatizan el desarrollo urbano equilibrado del área metropolitana. MARCIANO PÉREZ

Trobajo del Camino recibe el fin de semana en la calle, expuesto ante el muro del tren, que teme más complicado y agudo cuando Adif acometa la reforma prevista para adaptar el avance del AVE por el pasillo actual. Como cada viernes, desde que la plataforma vecinal contraria a los saltos de vía y a favor del soterramiento que se le ha negado al área metropolitana, los afectados se concentraron ante la zona cero; la pasarela de armazón metálico que se adapta ante la factoría de Miguélez y el puente rodado de la N-120, que va a ser demolido y rearmado para dar cabida a la horma de la alta velocidad y el enganche a la catenaria. Cada viernes, con una concentración más numerosa, Trobajo expresa su rechazo a los planes de Adif de crear un «inframundo» pegado a la vía del tren que va postergar la división del núcleo urbano como una condena para las próximas generaciones. Trobajo alimenta la resistencia.

Otro viernes de dolor por las pasarelas de Trobajo