miércoles 30/9/20
Universidad

El vivero de la ULE ofrece hasta 8 años a los emprendedores para lanzar su idea

Primará la innovación, la aportación al tejido industrial y la vinculación con la propa Universidad
El vivero se ubica en la última planta del edificio. RAMIRO
El vivero se ubica en la última planta del edificio. RAMIRO

Los emprendedores vinculados a la Universidad de León cuentan ya con un espacio en el que desarrollar y lanzar sus ideas de negocio, donde tienen un máximo de ocho años de estancia tras pasar por las fases de preincubación e incubación. Este vivero, que ha exigido la reforma de la segunda planta de la antigua Escuela de Minas, en la calle Jesús Rubio, cuenta con 800 metros cuadrados para que se instalen cerca de una veintena de proyectos. Dos de los despachos incluso cuentan con laboratorios, a los que se suman zonas comunes como salas de reuniones o multiusos.


El vivero creado desde la Universidad de León tiene como primer objetivo «fomentar la cultura emprendedora», tal y como figura en el programa aprobado en el último consejo de gobierno de la institución académica, donde se recoge también la necesidad de contar con «colaboradores expertos externos», además de los servicios de los que ya dispone la Universidad, para evaluar los proyectos que se presenten y asesorar o dar continuidad a aquellos que ya están creados para consolidar la iniciativa.

 

Entre los servicios que se prestarán a los emprendedores —«preferentemente egresados de la universidad hasta después de cinco años de haberse titulado, profesores e investigadores y cualquier otro personal de la institución académica»— están acciones formativas, el espacio para instalarse tanto en la fase de preincubación como de incubación, y servicios de apoyo para que la idea de negocio se consolide.

 

En el periodo de preincubación, los proyectos de nueva creación empresarial tienen un límite general de tres años; y ya en el de incubación, momento de consolidación del proyecto, se añade otro periodo de cinco, aunque en ambos casos es ampliable si existe justificación y, tal y como se especifica, no es preciso pasar por la primera fase para llegar a la segunda.

 

Los interesados deberán solicitar una reserva en el vivero y la Comisión de Programas de Creación de Empresas de la Universidad de León examinará todas las solicitudes teniendo en cuenta criterios como que se trate de una actividad o proyecto nuevo, la aportación al tejido empresarial de la provincia, el nivel de fiabilidad técnica, el grado de generación de empleo, el carácter innovador o la vinculación de la Universidad de León en la empresa. Después se procederá a la firma de un contrato de arrendamiento anual, prorrogable de año en año hasta alcanzar el tiempo máximo.

El vivero de la ULE ofrece hasta 8 años a los emprendedores para lanzar su idea