domingo 9/8/20

Hyundai i10. Ciudadano… ejemplar

Renovación completa, precios asequibles
DM15P2F1-17-31-03-3.jpg
DM15P2F1-17-31-03-3.jpg

JAVIER FERNÁNDEZ

Utilitario… convencional. En un momento de histeria electrificada, el i10 supone un hálito de cordura.

«No pensamos que sea un segmento para electrificar, encarecería mucho un utilitario»; así de ‘contundentes’ se muestran los responsables del fabricante coreano frente a la ‘marea eléctrica’ que nos invade, lo que tampoco significa que Hyundai ‘se cierre en banda’, más bien al contrario: el Kona eléctrico, una de sus grandes ‘apuestas enchufadas’, se fabricará en Europa, anunciando hasta 480 kilómetros de autonomía; sí que… cada cosa ‘en su sitio’. De hecho, en los próximos años, incluso actualmente, los catálogos de la marca están plagados —y lo estarán aún más— de versiones electrificadas, híbridas enchufables e incluso con pila de combustible elección, esta última, que se presume como la más plausible en un futuro… no tan lejano.

Una suerte de renovación de la movilidad urbana, representada por el ‘tercer’ i10, que continúa apostando —su fabricante— por motores de gasolina de combustión interna, ‘asentados’ sobre la plataforma «K» adoptada por su ‘primo-hermano’ Picanto de Kia: 3,67 metros de largo, también un par de centímetros suplementaros en anchura y, sobre todo, cuatro más de batalla lo que, como fácilmente puede suponerse, se traduce en una holgada habitabilidad interior, sobre todo para los ocupantes de las plazas traseras contando, incluso, con versiones de 4 y 5 plazas.

Eso sí, se mantienen los 252 litros de capacidad de maletero, aunque con mayor practicidad merced al cajón ubicado en la zona baja del espacio de carga.

Con 1,1 millones en su haber productivo desde 2008, el i10 ofrece ahora un diseño mucho más atractivo: ‘potente’ parrilla frontal, muy en la línea de los demás productos firmados por Hyundai, que integra unos sugestivos faros led redondos.

También la capacidad de personalización resulta ser otro de los rasgos distintivos del nuevo i10, cuyo catálogo ofrece hasta una veintena de posibilidades —22… para ser exactos— repartidas en una decena de colores exteriores —tres nuevos— para la carrocería, y dos tonos de techo.

Dos alternativas mecánicas, ambas de gasolina, conforman el abanico motorístico: un tricilíndrico 1.0 litros de 67 CV y un tetracilíndrico 1.2 litros de 84 CV, que homologan escasamente cinco litros de consumo medio por cada centenar de kilómetros, unidos, ambos motores, al cambio manual de 5 velocidades y al automático también de 5 relaciones (tracción delantera).

Para esta próxima primavera, está prevista la llegada de una versión ‘N Line’, con motor turboalimentado de 100 CV y cambio manual de 5 marchas.

Hyundai pone al día el equipamiento de serie con elementos como la frenada automática de emergencia con detección de peatones, asistente de luces largas, que cambia automáticamente largas/cortas para evitar deslumbramientos, asistente de cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales de tráfico, avisador de fatiga del conductor y llamada automática de emergencia.

En el capítulo de conectividad, el i10 monta pantalla táctil de 8 pulgadas, además de la posibilidad de conectarse a ‘Apple CarPlay’ y ‘Android Auto’, a la vez que el ‘Bluelink’ ofrece datos en tiempo real sobre las condiciones del tráfico, disponibilidad de aparcamientos, gasolineras y, en general, cuantos datos resulten de interés para el usuario.

En suma, que al dinamismo de su actualizado diseño, la tercera generación del utilitario i10 ofrece un comportamiento sensiblemente más brioso en carretera, sin perder un ápice de sus condiciones ‘urbanitas’ demostrando, lo hace su fabricante, que las mecánicas tradicionales, de combustión interna, tiene todavía ‘mucho’ que decir en el panorama automovilístico del XXI.

Hyundai i10. Ciudadano… ejemplar
Comentarios