viernes 3/12/21
                      DM23P4F2-19-24-32-4.jpg
DM23P4F2-19-24-32-4.jpg

Los empleados de Opel desarrollan un neoclásico, eléctrico y digital, con propulsión trasera y caja de cambios manual, inspirado en el Manta de los años setenta.

¿Por qué no darle al Manta una nueva vida eléctrica? ¿Sólo un sueño? De ninguna manera…

Un grupo de enamorados de los coches (diseñadores, ingenieros, mecánicos, modeladores en 3D…) se pusieron manos a la obra para poner su sueño sobre ruedas. gran aceleración y 150 por hora de autolimitada punta con, eso también, el saborcillo estético de ‘aquel’ Manta que causó sensación en los setenta.

Así, un Manta con 50 años de antigüedad… acabó cobrando vida, en las ‘sagradas dependencias’ de Opel Classic, convertido en GSe ElektroMOD a partir de un Manta A (naranja con techo de vinilo negro), una unidad datada en 1988 que llegó a los talleres ‘Classic’ por mor de su original propietaria —una señora de Wiesbaden— que, desde su adquisición en 1974, lo había conducido durante 14 años. Tras su electrificación, y pasar la oportuna TÜV —la ITV germana—, se ‘vestía’ de amarillo neón en el servicio técnico de Opel, mientras los ‘amantes técnicos’ sustituían el cambio automático por uno manual de cuatro marchas, con el motor síncrono transmitiendo sus 147 CV a las ruedas traseras y la batería de iones de litio (31 kWh) instalada en el maletero, en posición adelantada para optimizar el reparto de pesos y el bajo centro de gravedad.

Tras ‘la conversión, el Manta GSe ElektroMOD pesa 1.137 kilos (175 más que el original, aunque menos que los coches modernos) y, en condiciones de uso normal, puede cubrir hasta 200 kilómetros sin ‘repostar’.

Lo mejor, que parece un ‘auténtico’ Manta… de la época.

Manta GSe. El sueño… de un equipo
Comentarios