domingo 6/12/20

Amilivia reclama estímulos para incentivar la rendición de cuentas

El presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Mario Amilivia, reclamó ayer que se establezcan medidas desde las Cortes autonómicas para «estimular» la dación de cuentas por parte de las entidades locales y poder mejorar el porcentaje de ayuntamientos y entidades locales menores que cumplen con esta «obligación».

Aunque aseguró que las entidades locales de la Comunidad son las que más cumplen de España entre las que no tienen «medidas de estímulo» en cuanto a dación de cuentas, con un 77 por ciento, están unos veinte puntos por debajo de las que sí han establecido medidas como sanciones económicas o retención o no concesión de ayudas y transferencias económicas a los que incumplen la dación de cuentas. En una rueda de prensa con motivo del Pleno del Consejo de Cuentas en el que se han aprobado los datos de dación de cuentas de las entidades locales de la comunidad en 2018, Amilivia ha anunciado que mantendrá una ronda de contactos con representantes de los diferentes grupos de las Cortes de Castilla y León.

En esos encuentros insistirá en la adopción de alguna medida de este tipo, aunque el Consejo de Cuentas viene reiterando esta petición desde 2017 y «se reciben buenas palabras pero no se avanza». En su opinión, en este momento «no sería complicado introducir medidas de estímulo en la regulación legal de la dación de cuentas».

Explicó que se podría hacer como un punto más en la modificación de la Ley de Transparencia que actualmente está en trámite o dentro de la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales de Castilla y León.

Amilivia relacionó la bajada en el número de entidades locales que han rendido cuentas en 2018 con una tendencia que se viene dando desde 2013 y que afecta sobre todo a las entidades locales menores, que son las que más han incumplido esta obligación.

«En 2013 se advirtió del riesgo de desaparición para aquellas entidades que no cumplieran con la dación de cuentas y se llegó a un porcentaje superior al 95 por ciento, pero al no haber consecuencias y desaparecer la amenaza el grado de cumplimiento ha ido bajando.

Amilivia reclama estímulos para incentivar la rendición de cuentas