sábado. 01.10.2022

Los gobiernos autonómicos de Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León han hecho causa común con los ganaderos y los cazadores en contra de la decisión impulsada por el Miteco para incluir todas las poblaciones de lobo ibérico en el Listado de Especies de Protección Especial (Lespe) y anuncian recursos contra la prohibición de su tratamiento cinegético en toda España.

La resolución fue adoptada ayer en el seno de la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (CEPNB) a instancias de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel) y fue recibida con júbilo por varias ong ecologistas que la calificaron como "histórica", mientras recordaban la contradicción entre la inversión de fondos europeos para su conservación al sur del Duero mientras que, al norte del mismo río, se autorizaba su caza.

Sin embargo, el consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de Cantabria, Guillermo Blanco, ha asegurado este viernes que el ejecutivo autonómico seguirá gestionando el control del lobo en la región "pase lo que pase" y ha adelantado que los responsables de estas cuatro autonomías se plantean recurrir legalmente la decisión.

"Se ha incluido una especie en el Lespe sin tener en cuenta la opinión de los lugares donde existe", ha resumido, antes de pedir a todos los "que solo han visto el lobo en la televisión" y que han votado a favor de su protección "que vengan aquí a ver la realidad de los ganaderos".

En el mismo sentido, el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ha afirmado que su gobierno autonómico defenderá "de manera clara, nítida y rotunda" y "con todos los medios a su alcance" al sector ganadero, trasladando sus reivindicaciones al Gobierno central "de forma insistente".

Su consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, ha llegado a alegar que la decisión de la CEPNB genera "serias dudas jurídicas" respecto a su validez ya que un asunto de estas características "debe afrontarse desde las razones y con responsabilidad, no de una manera puramente aritmética" con la participación de las regiones donde no existe el lobo.

Similar es la opinión de la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de la Comunidad Foral de Navarra, Itziar Gómez, para quien la decisión requería de un análisis previo y un debate entre todas las partes interesadas, "cosa que no se ha producido y por lo cual Navarra decidió no votar en la Comisión”.

Las asociaciones agroganaderas como la Asociación Agraria de Galicia y la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores califican la decisión como "un despropósito y un ataque a la ganadería extensiva" mientras que la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos ha acusado a la responsable del Miteco, Teresa Ribera, de actuar "con autoritarismo y de forma arbitraria y antidemocrática".

La Unión de Pequeños Agricultores de Castilla y León ha pedido que se transfieran a las autonomías las competencias sobre el lobo para que cada región gestione el problema "independientemente".

La Real Federación Española de Caza también ha acusado al Gobierno central de "abandonar al mundo rural" y ha negado legitimidad para decidir a los gobiernos autonómicos que votaron a favor "sin contar con ningún ejemplar de lobo" y por tanto "no vivir cada día el conflicto que supone la coexistencia del lobo y la ganadería".

Las autonomías se revuelven contra la ley del lobo