sábado 23/10/21

Blanco destaca que Fisiomer atendió a 1.900 personas en 2020 en el medio rural

Blanco durante la visita ayer a Fiosimer en Sahagún junto a Martínez Majo. DL

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, destacó ayer la contribución del proyecto Fisiomer al objetivo del Gobierno de Mañueco de acercar los servicios de atención integral al medio rural y proteger a los más vulnerables. Lo hizo durante su visita al centro de Sahagún, el segundo que se puso en marcha en Castilla y León, en el año 2015, tras el de Paredes de Nava (Palencia), acompañada por Anabel Pérez, directora general de Aspaym en la Comunidad, como entidad encargada de la gestión del servicio.

Fisiomer nació como un programa de rehabilitación y prevención de situaciones de dependencia en núcleos rurales —para ayudar en su recuperación física a las personas mayores, dependientes y otros colectivos con necesidades—, y de fomento del envejecimiento activo.

La consejera resaltó que Castilla y León cuenta en la actualidad con cinco Fisiomer activos (los de Sahagún y Camponaraya, en la provincia de León; Paredes de Nava, en Palencia; Villadiego, en Burgos, y Matapozuelos, en Valladolid), que sólo durante el pasado año prestaron atención a 1.900 usuarios en el entorno rural, 489 de ellos en las instalaciones visitadas.

Blanco resaltó que «los centros Fisiomer disponen de tecnología vanguardista y de dispositivos de atención profesional y rehabilitación específica y especializada en el ámbito de la discapacidad y la dependencia, con capacidad de prestar los mejores tratamientos posibles».

En estos centros, profesionales cualificados tratan de forma personalizada diferentes patologías como lesión medular, ictus, esclerosis múltiple, fracturas, pinzamientos vertebrales, artritis o artrosis, evitando que los pacientes deban desplazarse. Además, al acercar estos servicios al medio rural, se potencia la autonomía de las personas, retrasando posibles situaciones de dependencia o intervenciones quirúrgicas, ayudando a prevenir futuras discapacidades y fomentando el envejecimiento activo.

Con el tiempo, Fisiomer ha ido evolucionando y ampliando su cartera de prestaciones hasta convertirse en un proyecto consolidado de servicios de atención integral, abierto a todos los usuarios, que ofrece asesoramiento e información sobre asistencia personal, productos de apoyo en los domicilios, ayudas sociosanitarias, accesibilidad digital e inserción laboral de personas con discapacidad.

También trabaja con jóvenes y voluntarios; colabora en la detección de posibles casos de violencia de género o de problemas y situaciones de vulnerabilidad social, y lleva a cabo actividades de desarrollo comunitario, contribuyendo a potenciar las relaciones sociales de los usuarios, generar hábitos saludables y, en definitiva, a mejorar su calidad de vida y su bienestar.

Blanco destaca que Fisiomer atendió a 1.900 personas en 2020 en el medio rural
Comentarios