lunes. 27.06.2022
undefined
Finca de Caboalles de Abajo donde se encuentran 30 de las vacas inmovilizadas. ARAUJO

Dos explotaciones asturianas y con carácter trashumante en la comarca de Laciana tienen paralizadas un total de 67 reses en los montes de las pedanías lacianiegas del Villar de Santiago y Caboalles de Abajo por estar relacionadas con una vaca positiva en tuberculosis. Se trata de la cuarta explotación inmovilizada en la provincia en los últimos dos meses después de los tres casos detectados en la montaña de Riaño.

Según explicaron fuentes de la  Consejería de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca del Principado de Asturias esta vaca se encontraba en el concurso nacional de Raza Asturiana de los Valles celebrado en la localidad asturiana de Cangas del Narcea el pasado mes de abril y debido a que había sospechas sobre la afiliciación de ese animal, se decide hacerle una analítica en el propio recinto, donde se encontraban otras ganaderías como la de Rivas López de Laciana. Según ha podido saber este periódico, de esta forma se corrobora que las sospechas que había eran ciertas y que este animal ya tenía que haber sido sacrificado hace un tiempo por ser positivo en tuberculosis.

Una vez realizada esta prueba, los servicios del Principado dieron orden de inmovilización a todos los animales pertenecientes a estas explotaciones, tanto a la propia como las trashumantes, y es que cabe recordar que la ganadería ubicada en Caboalles de Abajo tan sólo tiene una licencia de pastos sin aprovechamiento comunitario. El propietario firmó el pasado mes de agosto un contrato con la Junta Vecinal de Caboalles de Abajo para el aprovechamiento de pastos en los montes de utilidad pública, concretamente en los parajes de Carracedo y Agregados por importe de 1.620 euros, con vigencia durante este año. 

Según fuentes de la Junta de Castilla y León estas explotaciones asturianas —amparadas por su status sanitario de explotaciones T3B4, lo que significa libre de tuberculosis y al haber pasado las dos últimas campañas asturianas de saneamiento ganadero con resultado negativo—, trasladaron animales a la Unidad Veterinaria de Villablino, cumpliendo los requisitos sanitarios y administrativos para ello. Sin embargo,  una vez que los animales ya se encontraban en la mencionada Unidad Veterinaria, las autoridades sanitarias asturianas retiraron la calificación sanitaria de estas explotaciones, al estar relacionadas entre sí, y haber salido un animal positivo a tuberculosis, que no había sido trasladado a Laciana y comunicando la nueva situación a la Junta de Castilla y León.

Ante esto, los Servicios Veterinarios de Villablino procedieron a la inmovilización de dichos animales en pastos de uso exclusivo, no compartidos, y aislados, girando visita de inspección con levantamiento de acta al respecto. Por el  momento, las vacas se encuentran a la espera del resultado de los análisis microbiológicos de las muestra tomadas por las autoridades asturianas y, en función de dichos resultados, de la decisión que las mismas tomen.

Cambio de crotal 
La vaca estaba en un concurso ganadero, y tras sospechas por su filiación, se le practicó la prueba

Ante esta nueva situación la Asociación Española de criadores de ganado vacuno selecto de la raza Asturiana de los Valles (Aseava), organizador de estos concursos, no se ha pronunciado, alegando que «tan sólo saben que se hace la analítica al animal» pero que desconocen las causas y lo que se hace con la vaca después, matizando que todos los animales que entraron en el recinto se encontraban con los permisos necesarios. Hay que tener en cuenta, que además de organizar el acto es a quien se le pide la identificación de los animales. 

La vaca en cuestión ya ha sido sacrificada, mientras que las otras reses que se encuentran en Laciana, en el pueblo de Caboalles de Abajo en una finca privada, y las del Villar de Santiago están ubicadas en una finca cercada en montes de utilidad pública.El Seprona está colaborando con la Junta para llevar a cabo labores de control del ganado hasta el próximo día 20 de agosto a expensas del siguiente control.

Dueñas cree que se le «malinterpretó» 

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gerardo Dueñas, ha considerado que se «maltinterpretaron» sus palabras y ha reconocido que la tuberculosis bovina es un problema de salud pública, al tiempo que ha garantizado el cumplimiento de la normativa vigente en esta materia sin cambios en los protocolos.

Dueñas ha respondido de este modo a una pregunta planteada ante el Pleno por el procurador socialista Juan Luis Cepa quien ha reconocido que de no cambiar la tendencia se podría declarar en 2023 libres de tuberculosis bovina las provincias de Burgos, León y Valladolid y en 2024 Zamora.

No obstante, como ha señalado Cepa no ocurre lo mismo en Salamanca, donde se ha producido un incremento de la prevalencia desde 2018 con, como ha señalado, «tasas superiores al cinco por ciento en Béjar y Vitigudino.

Tras esta afirmación el consejero de Agricultura ha citado ante el Pleno el conjunto de normativa existente en torno a la sanidad animal y su importancia para que los productos de Castilla y León se puedan comercializar.

Sin embargo, el socialista ha criticado que los dirigentes de Vox se dediquen a «indultar ganaderías» como «quien reparte orejas en un día de fiesta». «Con la sanidad animal no se juega», ha zanjado el procurador socialista, quien asegura que ha percibido un cambio en la posición del consejero tras lo ocurrido con el caso del ganadero de la montaña de León.
 

El brote de tuberculosis llega a una ganadería de Laciana con 67 vacas inmovilizadas
Comentarios