jueves. 18.08.2022

La chimenea de la térmica de La Robla queda reducida a escombros: 4.500 toneladas de historia minera se desvanecen

Naturgy ejecuta con éxito la demolición de la torre de 200 metros y 4.500 toneladas que hasta ahora coronaba la central térmica. Aún queda otra chimenea de 120 metros por derribar
En un abrir y cerrar de ojos, la chimenea de 200 metros y 4.500 toneladas de peso, que hasta ahora sobresalía en el paisaje de la montaña central leonesa, ha quedado reducida esta tarde a escombros, después de la detonación programada por Naturgy, encargada de las labores de desmantelamiento de la central térmica de La Robla, cuyos vecinos pierden así uno de los principales iconos mineros que caracterizan esta zona.

Como ocurriera hace casi tres meses, cuando se demolieron las dos torres de refrigeración, de cien metros  de altura, 70 de diámetro y 9.000 toneladas cada una, la expectación ha sido máxima para despedir a otro de los emblemas del pasado minero del municipio.

Aún queda en pie la otra chimenea de 120 metros, perteneciente al Grupo 1.

La central apagó su actividad en julio de 2020, después de 50 años de funcionamiento. Finalizada su construcción en 1970, la central llegó a emplear a 300 trabajadores en la época de mayor rendimiento. 

Desde hace más de un año la empresa Naturgy se encuentra inmerso en el proyecto de desmantelamiento de la central para lo cual se cuenta con un presupuesto de 12,9 millones de euros. Según fuentes de la compañía ya se ha ejecutado cerca del 50% de las obras. A parte de la demolición de las torres, que el pasado mayo acaparó la atención de todos lo medios, y de la chimenea hoy, los trabajos han consistido principalmente en el achatarramiento de equipos, situados en el interior de las edificaciones.

En los terrenos ya liberados de la central Naturgy y Enagás prevén la construcción de la mayor planta de hidrógeno limpio de España. Con el objetivo de producir hasta 9.000 toneladas al año de hidrógeno renovable, el proyecto contempla una inversión de 200 millones de euros.

Con esta última voladura de se da un paso más dentro del proceso de desmantelamiento de la central que comenzó hace algo más de un año, y que cuenta con un presupuesto de 12,9 millones de euros. Hasta ahora, lo ya realizado ha consistido en el achatarramiento de equipos, situados en el interior de las edificaciones. En pie queda aún una de las dos chimeneas de la central, cuya voladura está prevista para 2023.

La central térmica de La Robla apagó su actividad en julio de 2020, después de 50 años de funcionamiento. Construida en 1970, la central llegó a emplear a 300 trabajadores en la época de mayor rendimiento.

Poco después de que se procediera a su cierre definitivo, Naturgy y Enagás anunciaron la construcción en los terrenos de la térmica de La Robla de la mayor planta de hidrógeno de España, que producirá hasta 9.000 toneladas al año de hidrógeno renovable, y que contará con una inversión de 200 millones de euros. 

La chimenea de la térmica de La Robla queda reducida a escombros: 4.500 toneladas de...
Comentarios