lunes. 03.10.2022
PROYECTO DESCARTADO TRAS 30 AÑÓS

Comienza el desmantelamiento de la Lada-Velilla, la línea de alta tensión más polémica de los últimos 30 años

-Más de 30 años de polémicas y oposición vecinal han terminado con el final de esta línea que pretendía exportar la electricidad desde Asturias a Palencia atravesando la Montaña de Riaño
undefined
Una de las pancartas en contra de la línea, colocada en la torre levantada en Siero de la Reina. NORBERTO

La polémica línea de alta tensión entre Lada y Velilla del Río Carrión se esfuma. El anuncio realizado por Iberdrola en 2017 sobre su intención de cerrar las centrales térmicas de Lada, en Asturias, y Velilla del Río Carrión, en Palencia, supuso, además de un varapalo más para el carbón autóctono, el adiós definitivo al proyecto de la línea de alta tensión entre ambas instalaciones eléctricas, que ahora comienza a ser desmantelado.

La línea, que ya tenía muy pocas posibilidades de construirse después de que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo no contemplara su ejecución en el Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica 2015-2020, fue ideada para evacuar el excedente de energía del Principado de Asturias a través de 124 kilómetros de red que atravesaría la montaña leonesa.

Sin embargo, ya en 2015 el ministerio argumentó que no encontraba justificación económica al proyecto, ya que las posibilidades de evacuación se habían reducido debido a la crisis y «a la sobrecapacidad actual de generación instalada».

En el plan, Red Eléctrica de España reconoce que la línea estaba paralizada desde mucho tiempo antes del Real Decreto de 2012 que ordenaba la paralización de varias actuaciones, y que, debido a la crisis, «el escenario del sistema eléctrico español ha cambiado bastante respecto a los previstos en los planes anteriores» cuando la línea fue planificada.

Durante su tramitación ambiental, el proyecto recibió más de 27.000 alegaciones en su contra de los 19 pueblos asturianos y leoneses afectados por el paso de la línea, y de varios colectivos ecologistas.

Iberdrola solicitó al Ministerio de Energía autorización para cerrar sus centrales térmicas de Lada, en Asturias, y Velilla, en Palencia, dentro del proceso de clausura de todas sus centrales del carbón en el mundo, aunque la medida no afectará al empleo de los trabajadores.

Toda la plantilla de las plantas afectadas (90 trabajadores en Lada y 80 en Velilla) pretendía ser recolocada en las labores de desmantelamiento de las plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre, y en otras instalaciones de la empresa.

En el desmantelamiento de estas centrales, que suman una potencia de 874 megavatios (MW), Iberdrola invertirá cerca de 35 millones de euros, y acometerá una restauración paisajística de las zonas que ahora ocupan las centrales de Lada y Velilla.

Según señala la compañía, las centrales de carbón representan sólo el 1,8 % de la capacidad total de generación del grupo Iberdrola, que es de 48.062 MW.

Los alcaldes pidieron el desmantelamiento

Los alcaldes de Asturias y León que se vieron afectados por el tendido para la línea de alta tensión Lada-Velilla llevan años considerando que ha llegado el momento de que el Gobierno Central y Red Eléctrica Española (REE) desmantelasen las torretas que se construyeron hace más de 30 años. En la vertiente leonesa solo se puso en pie una torreta en terrenos de Siero de la Reina en el municipio de Boca de Huérgano. Su alcalde, Tomás de la Sierra, consideraba entonces que dado que esa torreta no se va a utilizar, puesto que hace años se desestimó realizar el tendido por el parque regional, es momento de desmantelarla ante el posible peligro que pueda significar una estructura «que no se utiliza y sobre la que no hay un mantenimiento».

NOR_6642_21294056_med
La única torre de la línea construida en León está en Siero de la Reina. NORBERTO

Dentro de los municipios de Burón y Maraña iban proyectadas otros torretas que no se construyeron a pesar de que REE expropió y pagó los terrenos afectados por éstas. Esos terrenos eran tanto públicos como fincas privadas.

El trazado de la Sama-Velilla estaba compuesto, en Asturias, por un total de 83 torres, de las cuales 50 estaban previstas en la Reserva de la Biosfera del Parque Natural de Redes. En 1984, Redesa (la antigua REE) comenzó la construcción de la línea de alta tensión. Colocó las torres en Asturias, pero en León hubo una fuerte oposición vecinal, que encontró apoyo en instancias judiciales por su alto valor ecológico: la red no debía pasar por parajes como los de Maraña, o Burón, todos ellos limítrofes con el parque de Redes.

Los trabajos quedaron paralizados en el 2001 tras varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, que daban la razón a los ayuntamientos de Boca de Huérgano, Maraña y Riaño en su lucha por parar la construcción de la autopista eléctrica.

undefined
Han sido muchas las protestas contra esta línea en los últimos años. DL

Los regidores de Sobrescobio, Marcelino Martínez, y de Caso, Miguel Fernández, han sostenido también durante años que las torres causan «un impacto visual brutal» y ponen en peligro a los vecinos: «El mantenimiento es nulo y esperamos no tener que lamentar una desgracia», afirmó Fernández. De hecho, hace unos días se desprendió parte de una torre en Soto de Llorío (Laviana).

La reivindicación para desmantelar las torres de alta tensión viene ya de lejos. Incluso hace pocos años, Izquierda Unida llevó el debate a la Junta General del Principado de Asturias, al considerar que las torretas están en una zona de alto valor ecológico. La propuesta consiguió el respaldo de todos los grupos con representación en el Parlamento asturiano. Los regidores de Sobrescobio, Marcelino Martínez, y de Caso, Miguel Fernández, aseguran que las torres causan «un impacto visual brutal» y que además ponen en peligro a los vecinos. Los ediles asturianos recuerdan que hace unos días se desprendió parte de una torre en Soto de Llorío (Laviana).

Comienza el desmantelamiento de la Lada-Velilla, la línea de alta tensión más polémica...
Comentarios