jueves. 07.07.2022
Agricultura

Un cordón sanitario para el jabalí

UPA reclama un plan para el control de la población de jabalíes ante los daños que está provocando a la agricultura y ganadería
Jabali-5-big_21252283_med
Los agricultores aseguran que sólo con la caza no son capaces de controlar la población de jabalíes. EFE

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) en Castilla y León, Aurelio González, reclamó hoy a la Junta de Castilla y León “un cordón sanitario”, similar al que se está aplicando en países como Francia o Alemania, donde incluso ha llegado a intervenir el Ejército, para controlar la población de jabalíes ante los daños que esta especie está ocasionando a la agricultura y la ganadería. Así lo pidió González en los instantes previos a la celebración del consejo agrario de la organización, donde reconoció que “a través de la caza no somos capaces de controlarlo” y hay zonas que son “impenetrables” por la presencia de maleza.

González estimó que para frenar los efectos negativos que está ocasionando el jabalí “no se han dado soluciones efectivas” y recordó que ahora la caza se autoriza “a voluntad” de los cotos, aunque el tiempo de llegada de los permisos favorece que el animal se haya desplazado a otra zona. Por eso, reclamó también la modificación de la normativa interna,d e manera que los permisos se den por un área entera y en la jornada anterior se comunique la zona en la que se va a cazar.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, que asistió al consejo agrario de UPA, explicó que desde la Junta no se ha alcanzado una solución “clara y determinada” porque, de lo contrario, se estaría aplicando, aunque sí abogó por “avanzar” en las fórmulas para que esta situación, que se ha vuelto “muy preocupante”, se puede atajar.

Esta problemática, según matizó González, además de los accidentes en carretera, que los sufren mayoritariamente la gente que vive en los pueblos, son algunos aspectos que están retrayendo a la actividad agrícola y ganadera, lo que a su vez influye en la despoblación, que UPA reconoció como uno de los principales problemas que se viven a día de hoy. Para combatirla, la organización pidió “políticas activas” para favorecer explotaciones familiares, algo que estimó que se consigue, entre otros aspectos, con precios “rentables” y también intentando que la gente “no se marche”.

Dentro de la preocupación que UPA mostró por el cambio climático, su secretario general en la Comunidad trasladó la necesidad del mantenimiento de los seguros agrarios como “única herramienta” ante los efectos generados por el cambio climático, porque recordó que en Castilla y León se han vivido dos sequías en tres años, y en zonas como Ávila no se han sufrido como estos desde el año 1965. “Tenemos que llegar al Ministerio para encabezar una modificación de Agroseguro muy importante”, pidió.

Por su parte, el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural instó a los responsables de la organización a trabajar en estas problemáticas “de común acuerdo”. En relación a los seguros, abogó por que la Comunidad “lidere” el movimiento para obtener unos seguros “atractivos y ventajosos” para agricultores y ganaderos.

En relación a la sequía y a los daños que ha provocado en la Comunidad la falta de agua, Carnero insistió en que ya se ha puesto en marcha la orden de suministro de agua y será la próxima semana cuando verá la luz la orden reguladora de los préstamos, que será “similar” a la de 2017. Aunque lamentó que el Gobierno haya decidido no sumarse al menos hasta enero, el consejero denunció que la necesidad fruto de la sequía hay que atenderla “ahora”.

Ante todas estas problemáticas, instó a mantener el “diálogo” como “la impronta del trabajo del día a día” así como la interlocución como “norma de trabajo” entre la Junta de Castilla y León y las organizaciones profesionales agrarias.

Un cordón sanitario para el jabalí
Comentarios