sábado 8/8/20

La Diputación financia el control del taladro de la vid

La ULE probará un hongo como solución biológica a la plaga.
La Diputación financia el control del taladro de la vid

DL | Redacción

La Diputación de León y el Grupo de Investigación de Ingeniería y Agricultura Sostenible (Guiias), de la Universidad de León (ULE), han renovado el convenio de investigación para desarrollar estrategias de control del taladro de la vid (Xylotrechus arvicola) en los viñedos de la provincia de León. El proyecto —financiado por la institución provincial por tercer año— incide en el control sostenible de este insecto que agujerea la madera de la vid y se ha convertido en una de las plagas más destructivas de esta planta.

A la renovación del acuerdo asistieron el presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, la vicerrectora de Relaciones Institucionales y con la Sociedad de la ULE, María Dolores Alonso Cortés-Fradejas;_ el coordinador del Grupo de Investigación, Pedro A. Casquero, y el Diputado de Desarrollo Rural, Francisco García. Para este proyecto la institución provincial destina este año 14.400 euros.

El grupo de investigación se propone este año probar en campo los hongos de Trichoderma evaluados en laboratorio para el control biológico del insecto, avanzar en la identificación de compuestos volátiles emitidos por diferentes variedades de vid y comprobar su eficacia en la captura de insectos con las trampas evaluadas durante estos años.

El presidente leonés destacó «el esfuerzo de la institución, que viene desarrollando actuaciones encaminadas a mejorar el sector agrario, como forma de elevar la renta de los agricultores y la calidad de los productos propios de nuestra provincia».

Durante los años anteriores, se han muestreado 58.686 cepas en toda la provincia, en viñedos de bodegas y viticultores particulares, donde se localizaron cepas afectadas en plantas de variedades locales y de otras complementarias. Los síntomas de esta plaga en el viñedo son las galerías producidas por las larvas de un insecto con aspecto de avispa, que se observan al realizar los cortes de poda, y los orificios de salida de los ejemplares adultos de la madera, —circulares y de unos 5 milímetros de diámetro. Entre los más afectados se pueden destacar viñedos de las variedades locales Mencía (30% de cepas afectadas), Prieto Picudo (22%) y Albarín (21%) o viñedos de las variedades complementarias como Cabernet-Sauvignon (87%) y Tempranillo (76%).

La Diputación financia el control del taladro de la vid