lunes 26.08.2019
UN PROYECTO ILUSIONANTE PARA UNA COMARCA EN HORAS BAJAS

Doce Setenta: la cerveza de la nueva era se hará con agua de nieve, lúpulo leonés y madurará en la mina a doscientos metros

La factoría cervecera de Laciana en Lumajo concluirá las obras este mes y empezará a producir a mediados de marzo

La cerveza de la nueva era saldrá de la mina. Y no es una metáfora; va a ser una realidad este 2019 cuando el sueño de Juan José Villanueva y los promotores que le acompañan en esta aventura se convierta en realidad en las viejas instalaciones mineras de Lumajo, en el valle de Laciana. Finiquitado el carbón la esperanza viene ahora con otro envoltorio. De allí saldrán al mercado miles de botellines con el ya conocido logo del minero barbudo y el nombre de su cerveza: 1270. Doce Setenta como ya es conocida. Unos números que ilustran una fecha muy especial para estos valles: el 24 de marzo de 1270, en Burgos, el Rey Alfonso X el Sabio otorgó la denominada Carta Puebla de Laciana, documento que recoge una serie de beneficios o privilegios para los moradores de esta tierra a la que pone límites en el propio texto de la Real Carta de Privilegio.

Identidad no se le puede negar a esta cerveza: minería e historia de Laciana se dan la mano en su nacimiento. La Doce Setenta es un homenaje a los mineros, a los orígenes y a los ancestros. En definitiva a las raíces de todas las gentes del valle.

Un nacimiento que ya fue una realidad en este 2018 pero ahora en este 2019 el proyecto va a dar un paso más. Hasta ahora la Doce Setenta se está elaborando en Toledo, de la mano de Monkey Beer y toda su experiencia cervecera. Pero con la llegada del nuevo año la factoría que se está acondicionando en Lumajo comenzará a funcionar y a producir cerveza 'Made in Laciana' por los cuatro costados.

"Lo que es la obra civil estará terminada en breve porque ya solo quedan cosas relacionadas con la instalación del gas y del agua y para finales de enero nos suben la maquinaria desde Toledo", anunció Villanueva. Por esas fechas se llevarán a cabo las primeras pruebas, ajustes de agua, etc, y se comenzarán con las primeras eleboraciones de la Doce Setenta con cuatro semanas de fermentación. La idea, para mediados de marzo, es elaborar 1.200 litros en cada producción (cada lote de cerveza) y llegar a sacar entre 8.000 y 10.000 litros mensuales.

Lúpulo de León

En su particular catálogo la Doce Setenta tendrá varios tipos de cerveza. Así, contará con una tipo lager, una ipa, también una Pale Ale e incluso proyectan una con chocolate y una negra elaborada con café de Panama, el café Geisha que para muchos es el mejor café del mundo. "Utilizamos lúpulo del Órbigo y producto local desde el minuto uno y también trabajamos con malteros de la zona. Toda la cerveza va a llevar lúpulo de León", apunta Villanueva para subrayar su decidida apuesta por la tierra.

Edición especial con agua de nieve y 'envejecida' en la mina

Sin embargo, el producto más genuino de su catálogo será una cerveza especial de la que se pondrán en el mercado únicamente al año 2.000 botellas. En su elaboración se empleará agua de nieve y las viejas galerías de la mina de Lumajo acabarán por definir el producto final. Las primeras nieves que caigan en los picos de la zona a más de 2.000 metros de altura -Lumajo ya está a una altitud de 1.400- se llevarán a la fábrica y con su agua una vez derretida y unas maltas especiales de altísima calidad se fabricará una cerveza artesana. Se embarrilará en viejos barriles de ron y se bajará a la mina, a galerías situadas a doscientos metros de profundidad, donde permanecerá madurando entre seis y dieciocho meses. Esas 2.000 botellas de 75 centilitros serán la joya de la corona.

Aunque en su faceta como empresario Juan José Villanueva reside desde hace una década en Panamá nunca ha renunciado -ni olvidado- a sus raíces. Por eso su proyecto tiene también unas claras connotaciones: quiere contribuir a la recuperación social y económica de la comarca lacianiega que vio nacer a sus antepasados. De aquella Laciana pujante en los años setenta y ochenta a la actual apenas queda nada tras el hundimiento del carbón. Por eso no es casualidad que su proyecto ponga el acento también en una franse con un mensaje de esperanza: 'Volveremos a ser grandes'.

Inicialmente la factoría creará cinco puestos de trabajo pero el reto es ampliar esta cifra más pronto que tarde. "La gente de aquí -señala Villanueva en este sentido- está harta de promesas incumplidas y de que les vendan motos. Yo no quiero dar cifras rimbombantes para hacerme el guay. Poner algo así cuesta mucho trabajo pero la idea clara es crecer y contratar a más gente ya para finales de año"

Doce Setenta: la cerveza de la nueva era se hará con agua de nieve, lúpulo leonés y...
Comentarios