lunes 28/9/20
Sucesos

Investigan una oleada de robos en San Justo, Valderrey y Destriana

Los ladrones desvalijaron siete viviendas durante el fin de semana
San Justo de la Vega. JESÚS F. SALVADORES
San Justo de la Vega. JESÚS F. SALVADORES

La Guardia Civil se encuentra inmersa en la investigación de una oleada de robos en viviendas producida en la tarde-noche del pasado fin de semana en los pueblos de San Justo de la Vega, Valderrey y Destriana, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en León a este periódico.

Los hurtos fueron realizados especialmente durante la tarde-noche del sábado. La localidad más afectada fue San Justo de la Vega, donde los cacos perpetraron tres robos en casas a las que entraron forzando las ventanas y de las que se llevaron dinero y todas las joyas que se encontraron a su paso, tal y como apuntó el alcalde del municipio, Juan Carlos Rodríguez. Asimismo, el regidor indicó que los ladrones llevaron a cabo otro robo en una vivienda de la citada localidad durante la tarde del domingo.

Por su parte, el alcalde de Valderrey, Gaspar Miguel Cuervo, confirmó que sobre las ocho y media o nueve de la tarde del sábado se registraron dos hurtos en su pueblo. En concreto, detalló que fueron en dos casas habitadas en las que a la hora del saqueo no se encontraba nadie en su interior.

Cuervo explicó que el modus operandi empleado por los ladrones en Valderrey fue el mismo que utilizaron en San Justo de la Vega. «Entraron en las viviendas forzando las ventanas y en cuestión de minutos se llevaron todo el dinero y las joyas que encontraron», precisó. De hecho, indicó que «está claro que los ladrones lo tenían bien estudiado y cuando la gente salió de sus casas, aprovecharon». A mayores, apuntó: «van haciendo la ronda, buscando casas de pueblos cercanas de la carretera para poder huir con rapidez».

En el caso de Destriana, los ladrones consiguieron desvalijar una vivienda de la entrada del pueblo el sábado por la noche, según aseveró el concejal del municipio, Miguel Ángel Cuervo. La voz de alarma fue dada por el vecino colindante, que se percató que la puerta estaba abierta a sabiendas de que en la casa no había nadie en esta época del año.

Investigan una oleada de robos en San Justo, Valderrey y Destriana