jueves. 30.06.2022

La Junta paraliza el sacrificio de las 140 reses de Lario el día en el que viajaban al matadero

Estima la petición del ganadero que pedía el indulto para sus vacas después de que una diera positivo en tuberculosis
                      El ganadero Daniel Puerta se muestra muy satisfecho con la decisión que ha tomado la Junta. CAMPOS
El ganadero Daniel Puerta se muestra muy satisfecho con la decisión que ha tomado la Junta. CAMPOS

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León decidió ayer detener el sacrificio de la cabaña ganadera de Lario, en total 140 vacas, después de que una de ellas resultara positivo en tuberculosos bovina.

Lo hizo el día en el que estaba previsto que viajaran al matadero de León para ser sacrificadas, y escuchando así la casi desesperada petición de su propietario Daniel Puerta para conseguir su indulto.

Por el momento no habrá sacrificio total, por lo que la consejería analiza en estos momentos otras alternativas legales que no implique llevar a cabo este protocolo impuesto por Europa cuando se produce un caso de tuberculosis.

«Aún no me ha llegado nada por escrito pero sí me lo han comunicado desde la unidad veterinaria de Riaño, donde me han dicho de palabra que de momento no se ha firmado la orden del sacrificio de las reses. Lo único que sé es que dicen que espere y que tenga paciencia», declara el ganadero, que no ocultaba su satisfacción por la medida adoptada por la Junta.

Tras el positivo de una de las reses se dictó una orden de vacío sanitario para sacrificar las 140 reses que tenían que haber ido al matadero ayer jueves. Todo ha quedado paralizado después de que hace una semana Daniel Puerta pidiese una segunda oportunidad para sus reses. Sigue pidiendo que se haga un nuevo saneamiento a todas las reses y salvar a las que estén bien.

El ganadero sí muestra preocupación por el estado en el que ahora se encuentran las reses, ya que permanecen aisladas en un cercado en Lario, guardando cuarentena, sin poder pastar en los montes o puertos, por lo que «se están mostrando muy nerviosas», lamenta este ganadero.

«A los animales se les ve intranquilos dado que ellas saben en qué fechas se les envía a los puertos y no entienden que aún estén en los prados», señala Puerta. Aunque está contento porque de momento se haya paralizado el sacrificio de sus reses, que entiende que están sanas, considera que hay que dar una solución cuanto antes para evitar que se someta a este estrés a los animales.

Si al final las reses se dejan en Lario habrá que hacer un saneamiento a toda la explotación y hacer una cuarentena a las que no den positivo en tuberculosis para posteriormente liberarlas ya a los montes. «Mientras no se haga un saneamiento no se pueden mover las vacas que ahora de momento tienen pastos para comer. A ver lo que pasa la próxima semana», explica.

Queja unánime

El malestar de Puerta y de todos los ganaderos es que por un positivo se sacrifique toda una explotación. Entienden que lo normal es que se hiciese una prueba a todas las reses y salvar a las que no den positivas después de un periodo de cuarentena. Es lo que sucede en otra autonomías menos en Castilla y León.

Otro de los temas se surgen cuando aparecen casos de tuberculosis es que los contagios vienen por los animales salvajes.

Lo que tienen muy claro los ganaderos de la montaña es que la tuberculosis la trasmiten los animales salvajes ya que son los únicos con los que comparten pastos, las piedras de la sal y por el invierno los comederos.

La Junta paraliza el sacrificio de las 140 reses de Lario el día en el que viajaban al...
Comentarios