jueves. 11.08.2022
Imagen del coche de Antonio Arias Tronco tras la agresión.
Imagen del coche de Antonio Arias Tronco tras la agresión.

La agresión que el padre y el hermano de Mario Rivas realizaron contra el vecino de Villablino Antonio Arias Tronco en las inmediaciones de su finca en el paraje de La Cavén, en la braña de San Miguel, está grabada en un audio. La agresión se produjo el día antes del confinamiento, en el año 2020, a causa de la reclamación que Arias Tronco realizó por la presunta apropiación y ocaupación de una finca de su propiedad por parte de la familia del alcalde, y se sucedió como sigue:

—Antonio Arias Tronco: ¿Yo te conozco de algo a ti?

—Constantino Rivas: Yo a tí de nada y tú a mi, tampoco, pero ten cuidado porque te mondamos el pellejo ¿eh?

—A.A.T: ¿Tú qué, me estás amenazando?

—C.R: No te estoy amenazando, te estoy diciendo lo que hay.

—Rubén Rivas: Me cago en Dios, Te mato. Me cago en la puta que te parió. No me toques los cojones porque me buscas y me encuentras.

En este momento, se escucha el ruido de cristales rotos a causa del golpe propinado en la luna del coche de Arias Tronco con una barra.

—A. A. T: Vale, vale.

—R.R: Te mato. Yo no soy Victorino (Alonso). La madre que te parió.

—A.A.T: Ay, ay, pero que golpe me acabas de dar.

—R.R: Sí. Ay, ay, ¡Te mato!

—A.A.T: Voy a llamar a la Guardia Civil ahora mismo.

—R.R: A la Guardia civil ya la llamé yo.

Destaca Antonio Arias Tronco que cuando se fueron los agresores, llegó la Guardia Civil, a los que pidió que, tras los golpes sufridos, le acercaran al centro de salud. Sin embargo, estos le recomendaron que fuera por su propio pie. A continuación, llegó otra patrulla, que le inspeccionó el maletero del coche. «Buscaban sal porque el hermano y el padre del alcalde me habían denunciado por la muerte de un ternero», dice Arias Tronco. Estos agentes tampoco le socorrieron.

Tras acudir al centro de salud, donde fue atendido de las heridas sufridas como consta en un parte de lesiones, comenzó el peregrinaje de Antonio Arias Tronco al cuartel de la Guardia Civil para poner la denuncia, que puso en tres ocasiones y que no llegó al Juzgado hasta que su abogado, casi un año después, lo envió a través de Lexnet. Un año después, la juez, Ana Cores Paredes —la misma que se abstuvo en el procedimiento contra él abierto tras la denuncia de la mujer del alcalde— archiva la denuncia por prescripción y es entonces cuando la fiscalía dice que hay que practicar diligencias.

«Yo te mato, hijo de puta»
Comentarios