jueves 19/5/22

El monte Riocamba, propiedad de la Junta de Castilla y León y gestionado por el Servicio Territorial de Medio Ambiente, es el mayor ejemplo de gestión forestal en la comunidad.

El monte tiene una superficie de 2.500 hectáreas, cubiertas mayoritariamente de pinares de repoblación, con presencia también de robledales. Fue adquirido por el Patrimonio Forestal del Estado en 1944 a la junta vecinal de Cea y ese mismo año se redactó el Proyecto de Repoblación Forestal, suscrito por el ingeniero de montes Juan Jesús Molina para la recuperación del bosque. Se describía entonces el estado general del monte como de acusada degradación: siglos de incendios repetidos y devastación ganadera habían convertido el frondoso bosque de otros tiempos en una enorme extensión de brezo salpicada de brotes de rebollo.

Los trabajos de repoblación comenzaron al año siguiente y se prolongaron hasta 1962, convirtiéndolo en un referente de los trabajos del Plan de Repoblación Forestal Nacional.

Estos trabajos se extendieron luego a toda la comarca de los páramos del Cea y del Carrión, creándose así una masa forestal que hoy se extiende sobre más de 25.000 hectáreas.

Este monte fue el primero procedente de plantación de Castilla y León en contar con un instrumento de ordenación forestal aprobado, desde 1999, que definía el régimen de claras que los sucesivos ingenieros responsables de su gestión han venido organizando, a un ritmo sostenido de más de 5.000 toneladas de madera extraídas anualmente. En la actualidad, el monte está sujeto a una gestión forestal sostenible que ha sido certificada por AENOR, conforme al sistema PEFC, que es el más utilizado en el mundo.

El monte Riocamba, pionero en la gestión forestal de la comunidad
Comentarios