martes 26/10/21
Debate por el bienestar animal

La nueva ley de protección animal limita la «vida laboral» de perros de caza y pastores

Necesitarán un informe veterinario para seguir después de los siete años y no podrán empezar antes de los 18 meses
                      La nueva normativa impide que los perros se incorporen antes de los 18 meses a sus labores, aunque pueden empezar a ser adiestrados . JESÚS F. SALVADORES
La nueva normativa impide que los perros se incorporen antes de los 18 meses a sus labores, aunque pueden empezar a ser adiestrados . JESÚS F. SALVADORES

Son muchas y muy diversas las lecturas que se está haciendo del anteproyecto de Protección y Derechos de los animales elaborado por el Gobierno, que según dicta el propio texto, tiene como único fin «alcanzar el máximo nivel de protección de los animales, fundamentalmente de aquellos de compañía y de los que se encuentran bajo la responsabilidad de las personas».

Para conseguir ese fin, lanza una serie de obligaciones y de prohibiciones que en algunos casos están siendo duramente criticadas por algunos sectores, como el de los criadores de razas destinadas al pastoreo y a la protección del ganado, o de los cazadores, que emplean canes en su actividad cinegética para que apresen a las piezas que son abatidas.

Y es que el nuevo texto, elaborado por la Dirección General de Derechos de los Animales y sometido ya a información pública, trata de regular la actividad de los animales con actividades profesionales y establece condiciones especiales para los canes y caballos, que tendrán que tener una edad mínima para empezar a trabajar y que deberán jubilarse cuando así lo decida un profesional. También tendrá que contar con horarios establecidos, lugares y medios de descanso en función de la actividad que desempeñen.

Criadores de mastín

«Ya hay mecanismos para controlar si los animales están bien, no hacen falta más normas inútiles»

En concreto, pastores y perros de caza no podrán empezar a ‘trabajar’ antes de los 18 meses, aunque pueden empezar a ser adiestrados para ello, y cuando cumplan siete años necesitarán de un informe veterinario que confirme que están en condiciones de seguir desempeñando sus funciones.

La Asociación de Criadores Lacianiegos de Mastín Español (Aclame) considera que esta nueva normativa «perjudicará tanto a los animales como a los criadores y ganaderos» y denuncia el profundo «desconocimiento de las razas y de la labor del pastoreo». En concreto, afirman que un mastín con unos tres meses ya pueden realizar su trabajo, y que retrasar su incorporación a los 18 meses es «una auténtica burrada». Además consideran que «no todos los animales son iguales y algunos podrán realizar su trabajo más allá de los siete años y otros deberán retirarse antes». Desde Aclame afirman que no se puede generalizar a todos los perros, ya que «no todas las razas son igual cada una tiene sus peculiaridades y es ahí donde se tienen que fijar». Para finalizar, señalan que «ya hay suficientes mecanismos y normativas para que se controlen que los perros están bien cuidados, ahora solo tienen que aplicarlo, no hace falta más normas inútiles», matiza.

Por su parte, un ganadero lacianiego señala que «van a terminar teniendo más derechos los animales que las propias personas», al destacar que «las normas no se pueden realizar desde un sillón sin saber la realidad de la zona». En este sentido, considera que «los primeros que queremos que los animales estén bien somos los que nos dedicamos a este sector», teniendo en cuenta que «es una herramienta de trabajo que debemos cuidar».

Federación de caza

«Todos los perros tienen su función, hasta los de compañía, y son felices haciéndola»

Muy molesto con la nueva normativa también se mostró también el presidente de la Federación de Caza de León, Miguel Fierro, que lamentó el «profundo desconocimiento que demuestran de las razas y de los perros en general».

«Todos los perros tienen su función, hasta los de compañía, y son felices haciéndola», asegura. En el caso de los perros de caza, no cree que se deba poner una edad para comenzar a funcionar. «Es algo que depende del animal, se va viendo. Algunos con seis meses ya están en condiciones, otros no». Además asegura que de los seis a los diez años es la edad de «esplendor» para los perros de caza, «cuando mejor trabajan». A partir de ahí asegura que van perdiendo resistencia y se retira. «Sinvergüenzas hay en todos los sectores, pero no conozco a ningún cazador que maltrate a sus perros, o los abandone», explica. «Se les quiere y se les cuida hasta el final, aunque solo sea por el egoísmo de que te haga un buen trabajo».

Fierro también criticó el apartado de la ley que obliga a esterilizar a machos o a hembras si conviven, ya que limita que los cazadores saquen adelante sus propias camadas. «Algo que siempre se ha hecho, con total responsabilidad».

Lo que sí valoró positivamente es que se regule y se pongan reglas a la venta de animales, ya que «hay mucho intrusismo».

La nueva ley de protección animal limita la «vida laboral» de perros de caza y pastores
Comentarios