martes 19.11.2019
Tecnología vanguardista a prueba

Prodeleco y Villares ensayan mejorar el riego mediante sensores de humedad

Las cabeceras se alimentan mediante una placa solar y envían los datos por internet. DL.
Las cabeceras se alimentan mediante una placa solar y envían los datos por internet. DL.

La Cooperativa Prodeleco y el Canal de Villares realizan ensayos con sensores de humedad, para optimizar el riego y ayudar al agricultor en el manejo del cultivo —en este caso concreto, el de la patata—, con el fin de que disponga del tempero adecuado para su desarrollo, consiguiendo un mejor rendimiento, un ahorro en el agua consumida y en la energía necesaria para regar, a la vez que se evita un lavado excesivo del terreno que le prive de nutrientes, y un exceso de agua que ahogue la raíz.


El ensayo, un ejemplo de lo que se denomina Agricultura 4.0 con tecnología leonesa, se realiza en una finca de Santibáñez de la Isla —municipio del Santa María de la Isla—, en una parcela de patata de 2,3 hectáreas que se riega por aspersión. El Canal de Villares planteará su instalación una vez que se modernicen sus 2.250 hectáreas. Sin embargo, la comunidad de regantes necesitará que la mayor parte de los agricultores instalen el sistema para conseguir la eficacia deseada.

 

Las primeras conclusiones de esta experiencia se presentaron ayer ante directivos y técnicos de la cooperativa y de los regantes. El sistema registra constantemente la conductividad del terreno —el comportamiento de las ondas eléctricas de atravesar el terreno—, que es mayor cuanto más cantidad de agua y sales minerales existen en el suelo. Los datos recogidos por las cabeceras instaladas —pequeños ordenadores alimentados por energía solar— se emiten de forma constante a la empresa que ha desarrollado el sistema, la leonesa Hilo Verde, gracias a una conexión inalámbrica a internet vía móvil, según explicó el técnico de la mercantil Segundo Díez.

 

La instalación de los sensores se realiza según el comportamiento del agua en las diferentes zonas de la parcela, de forma que a mayor homogeneidad en el terreno menos sensores se utilizan. En la experiencia de Santibáñez de la Isla se han situado dos cabeceras con tres dispositivos cada una en las dos zonas de interés de la finca. Los sensores se han colocado a diferentes profundidades, con el fin de conocer el comportamiento del agua en el terreno. Así, el más alto se enterró a 15 centímetros de la cúspide del caballón, el intermedio a 30 y el último a 25 centímetros de la superficie del surco.

 

El número de sensores por cabecera trata de obtener datos para la adaptación de esta tecnología a la patata, pero más adelante «lo importante no es su número, sino que midan zonas representativas de la explotación», que ayuden al agricultor a tomar las decisiones de riego», indicó el técnico.

 

 

 

MENOS AGUA Y MÁS FRECUENTE

 

La experiencia realizada apunta a una situación de empleo menos agua con una mayor frecuencia, aspecto en el que el regadío modernizado ofrece un importante avance. El sistema es susceptible de complementar la información que ofrece con otros sistemas que ofrezcan datos de temperatura, humedad, viento y evapotranspiración, aunque con los índices que ya obtiene permite al agricultor un conocimiento del estado del cultivo superior al que obtiene hasta el momento mediante las inspecciones oculares. El presidente de Prodeleco, César Pan, destacó la ventaja que supone el sistema para la patata «porque no te pasas de humedad ni te quedas corto».

 

Los técnicos del Canal de Villares, de Pryse Ingeniería, destacaron que el sistema tiene que coexistir con otros cultivos que podrían depender del mismo hidrante, y con diferentes sistemas de riego. La información que recoge, añadieron, es complementaria de la que aportan las imágenes vía satélite que ya se utilizan para conocer el estado de los cultivos. Para la efectividad del sistema se requiere «disponer de una buena información del suelo» y apuntaron la necesidad de sensibilizar a los agricultores en el empleo de las nuevas tecnologías.

Prodeleco y Villares ensayan mejorar el riego mediante sensores de humedad