martes. 05.07.2022
20220315_115721
Los vecinos del valle de Sabero se manifestaron ante la oficina. CASTRO

Los vecinos del Valle de Sabero, apoyados por los de los municipios cercanos , mostraron este martes su disconformidad y malestar por el cierre de la única oficina bancaria de Unicaja Banco en el municipio. A la concentración, convocada por el Ayuntamiento, asistieron cerca de 150 personas de todo el valle, vecinos de La Ercina y Cistierna. Su reclamación se suma a las de otros municipios de la provincia, que ya han planteado sus quejas por la política de la entidad. 

En la concentración, de pocos minutos, que sigue a la realizada el pasado viernes, estuvo presente la presidenta de las amas de casa de Sabero, Amparo Rodríguez, quien leyó un manifiesto en el que resaltó que los vecinos del valle piden a Unicaja que "se mantenga abierta su oficina en el municipio, ya que las cajas de ahorro, ahora Unicaja, nacieron con un fin social y la oficina que ahora se cierra vivió durante muchos años del trabajo y los ahorros de los vecinos de la cuenca minera". "Las zonas rurales necesitan que no se cierren más servicios y los bancos deben colaborar en ello. Esperamos que así sea y pedimos la implicación de todas las administraciones”, apuntó la portavoz.

Estuvieron presentes el alcalde y varios concejales del Ayuntamiento de Sabero, el acalde de la Ercina, y miembros de la Asociación “Cistierna Activa”, que apoyaron a los vecinos de Sabero. Los vecinos quisieron dejar patente el malestar por el cierre y manifestaron que la Entidad Bancaria les había tratado muy mal, ahora que se viven horas bajas en las zonas rurales. No fue así, señaló un grupo, cuando la Cuenca Minera estaba en su esplendor y se llevaron millones de euros de la zona, queremos un mejor trato personal y la atención presencial en la oficina. "Juegan con nuestro dinero y no piensan en la incomodidad de trasladarse a Cistierna, entre 7 y 12 kilómetros, sin contar con medios de transportes públicos, dependiendo de familiares o amigos", señalaba otro grupo de mujeres.

Los vecinos del valle de Sabero exigen a Unicaja que no cierre la oficina