sábado 04.07.2020
Revista

Los otros himnos de León

La ventana del Ayuntamiento de San Marcelo. RAMIRO
La ventana del Ayuntamiento de San Marcelo. RAMIRO

Cada tarde, a las 8 en punto León se abre a sus ventanas y balcones. En las ciudades y en todos los pueblos de la provincia. Es una cita con los demás. El mensaje de solidaridad y apoyo a quienes están en primera línea de fuego en la batalla contra el coronavirus Covid-19, que se ha cobrado ya miles de victimas y mantiene a un país entero encerrado en casa. Aplausos que empiezan como una gota fina y acaban en estruendo. Un agradecimiento espontáneo a médicos y sanitarios que libran una guerra desigual contra un virus para salvar vidas, con pocos medios, en mitad de la imprevisión, improvisando cada día cómo hacerlo.

Quizá, ni tengan tiempo de escuchar los aplausos. Pero el eco del agradecimiento llega, como en toda España, a los hospitales de León.

Benavides de Órbigo. Todos los días desde que comenzó el confinamiento desde la crisis del coronavirus, en el barrio San Juan , de Benavides de Orbigo, suena en varios balcones la canción
Aplauso en Benavides de Órbigo. JESÚS F. SALVADORES

Una convocatoria anónima corrió como la pólvora por las redes sociales. No hubo wasap al que no llegara. «Homenaje a todos los sanitarios. A las diez horas de la noche saldremos todos a nuestras ventanas, terrazas y balcones y aplaudiremos. Por favor, pásalo». Y así empezó todo. Ese día, el 15 de marzo de 2020, a las 10 de la noche, la ciudad se iluminó desde dentro y miles de personas secundaron el llamamiento.

Un ola de solidaridad y emoción recorrió las calles de León. Vecinos juntos aplaudiendo a los héroes de esta guerra mientras comenzaban a sonar las primeras sirenas de ambulancias anunciando que la lucha estaba en marcha.

Aplauso de más vecinos de León en apoyo a los sanitarios y trabajadores que luchan contra la pandemia. RAMIRO
Aplauso de vecinos de León a los sanitarios y trabajadores que luchan contra la pandemia. RAMIRO

Sin salir de los hospitales, el país recibió la respuesta. Emocionada, entre lágrimas, con vídeos grabados en los teléfonos dentro de las UVI, con audios, con miles de pancartas que decían simplemente ‘Gracias, os hemos escuchado’ y, también, pero QuédateEnCasa. El mensaje que lanzaban los sanitarios para que se cumpliera el confinamiento social, la mejor arma para frenar el número de infectados e intentar evitar lo inevitable, que el sistema sanitario no se colapsara.

El día 16 de marzo, el horario se cambió. Pasó a las 8 de la tarde, para que los niños, siete millones y medio en todo el país encerrados en sus casa, se pudieran incorporar al homenaje. Un minuto de aplausos que siempre dura más y luego, la cita con la música para resistir y vencer.

Son los himnos de la resistencia. Una manera de unirse en la lucha y ahuyentar los miedos. Una cita con los vecinos que se ha transformado en el canto de la victoria.

Aplauso de los vecinos de León. MARCIANO PÉREZ
Aplauso de los vecinos de León. MARCIANO PÉREZ

Todo comenzó con ‘Resistiré’, la mítica canción del Dúo Dinámico que ha versionado por Mónica Naranjo. El himno se ha extendido por toda la ciudad. A voz en grito se canta la canción de Manuel de la Calva a la que puso letra Carlos Toro y que desde 1988 anuncia que aunque se pierdan todas las partidas, se duerma en soledad, se cierren las salidas, se sienta miedo del silencio o cueste mantenerse en pie, la única opción es resistir. Nada mejor para luchar contra el desánimo de los heridos de esta guerra, que tocan cada vez más de cerca.

No es el único himno. De los balcones leoneses salen también las notas de ‘Nessun dorma’, el aria de la ópera de Puccini ‘Turandot’ con su final «disípate noche, ocúltense estrellas, al amanecer venceré», que el tenor italiano Maurizio Marchini cantó desde su balcón en Florencia con su país azotado por el virus.

En la lista de éxitos del coronavirus ha entrado también el himno a la supervivencia de Gloria Gaynor, ‘I will survive’ o temas de Queen.

Benavides de Órbigo. Todos los días desde que comenzó el confinamiento desde la crisis del coronavirus, en el barrio San Juan , de Benavides de Orbigo, suena en varios balcones la canción
"Discoteca móvil" en una ventana de Benavides de Órbio. JESÚS F. SALVADORES

El encierro da para mucho. Para conocer las habilidades musicales de los vecinos, también. Y si es cantante o músico, entonces la calle se convierte en concierto.

Lo han hecho en el vecindario de Javier Arias, el ‘Elvis leonés’, al que agradecen su swing a través de las redes sociales. O la música popular de esta tierra interpretada con pandereta en San Martín, con acordeón en Villablino, con trompeta en Trobajo del Camino, a coro en la calle Misericordia de León, en minisesión musical en la plaza del Conde y con tambores en San Esteban.

A veces, en vez de música, son voces. De ánimo, de lucha, de esperanza. De reivindicar la sanidad pública o de mandar un mensaje de cariño a quienes viven confinados sin sus familias en las residencias de la tercera edad, como ha hecho el barrio de San Mamés con sus vecinos más vulnerables, los que viven en la Residencia Virgen del Camino.

Empleados de un super salen a compartir el aplauso. MARCIANO PÉREZ
Empleados de un supermercado salen a compartir el aplauso. MARCIANO PÉREZ

Son los otros himnos de la provincia, porque los oficiales también suenan. El Bierzo entona el ‘A Ponferrada me voy’ y León su himno, el que dice que sin esta tierra no hubiera España.

Es la resistencia en los balcones. El ‘venceremos’ lanzado a un enemigo invisible. Los himnos de León para la victoria.

Los otros himnos de León
Comentarios