miércoles. 06.07.2022
Semana Santa en León

Temor ante el 'síndrome de las almohadillas vacías'

Elaboran los primeros sondeos internos para calcular las posibles ausencias que generará el miedo al coronavirus
undefined
Hay temor a que en algunos pasos queden brazos libres. NORBERTO

Buena parte de las cofradías y hermandades de la Semana Santa de León han comenzado a remitir correos electrónicos a sus integrantes y en otros casos están haciendo llamadas telefónicas directas ante el temor a que las personas que pujan el casi centenar de pasos de las procesiones programadas puedan ausentarse en número que luego resulte significativo, por temor a una nueva ronda de contagios.

La Junta de Castilla y León no prevé restricciones adicionales por el momento. Las medidas sanitarias no irán "más allá de las establecidas con carácter general" para toda España por el Gobierno, según anunció en las últimas horas el consejero de Sanidad, Carlos Fernández Carriedo. 

No  obstante, algunas cofradías estudiaron la posibilidad de someter de forma voluntaria a sus integrantes a tests de antígenos. La diatriba entre la operatividad de la medida y la conveniencia sanitaria sigue vigente a estas alturas, cuando faltan poco más de veinte días para el Viernes de Dolores. La incidencia del virus subió 15 puntos en las últimas horas.

Otra decisión a adoptar es la referente al uso de la mascarilla bajo los capillos. La utilización de las protecciones aumentarían la penosidad de la puja, ya complicada de por sí para la respiración, especialmente en las almohadillas de puestos interiores en pasos grandes. Sin embargo, hay corrientes favorables a su utilización, con el fin de mejorar las medidas de precaución.

La filosofía generalizada abunda en la necesidad de esperar de forma prudente para comprobar la evolución de la curva de contagios. La dinámica de descenso en las cifras habían hecho presagiar buenas expectativas, pero la forma en la que se ha estancado el descenso y un suave repunte han generado cierta intranquilidad.

Con todo, la base del asunto radica en conocer cómo van a responder las personas que componen las cofradías y hermandades al recelo que se ha generado entre las generaciones de mayor edad. Se trata de tomar medidas para evitar casos traumáticos como los que se han vivido recientemente en los últimos años, cuando incluso ha sido necesario dejar algún paso fuera de la procesión, aunque entonces no fuera por motivos sanitarios.

Temor ante el 'síndrome de las almohadillas vacías'
Comentarios