lunes. 04.07.2022

Un 25% de población es altamente sensible

El test validado por la asociación PAS, con la colaboración leonesa de Activos y Felices, se presenta hoy en la charla de Manuela Pérez y Antonio Chacón en el Salón de los Reyes
Belén Aren, en el centro, presidenta de Activos y Felices junto a Ana Alonso, responsable de PAS y otra socia. MARCIANO PÉREZ

Facilidad de excitación, sensibilidad estética, bajo umbral sensorial, discriminación psicofisiológica fina y evitación del daño son los cinco rasgos que mide el nuevo test validado científicamente para saber si una personas es altamente sensible. La herramienta, una adaptación del test original de Elaine N. Aron, se presenta hoy en León en la conferencia Salud mental y alta sensibilidad que ofrecen Manuela Pérez y Antonio Chacón a las 19.00 horas en el salón de los Reyes del Ayuntamiento de León con aforo restringido a 70 personas. Son los creadores del test validado y responsables a nivel estatal de pasespana.org, la Asociación de Profesionales de la Alta Sensibilidad.

Belén Aren, presidenta de Activos y Felices de León, también forma parte de su consejo estatal y es «una de las entidades que más colabora para divulgar el PAS». Se estima que un 25% de la población es altamente sensible, pero la mayoría de las personas no lo saben. «Se puede confundir con el autismo o con una persona de altas capacidades», explica.

Positivo y negativo

Sienten mayor empatía por los demás y disfrutan más de las cosas, pero a veces caen en extremos

El test cuenta con el respaldo científico tras largo trabajo desarrollado en la Universidad de Sevilla y que ha culminado con la publicación de un artículo en la revista Psicology Research and Behauvoir Managent. «Ser una persona altamente sensible es un rasgo de la personalidad peculiar, que se caracteriza por la sensibilidad de procesamiento sensorial», explica Manuela Pérez. Con el test validado se pretende discriminar entre las personas que tienen estos rasgos de forma fehaciente. La ponencia se centra en las dificultades, así como, en las capacidades de ámbito psicológico que pueden afectar a las personas altamente sensibles. «Saber gestionar el rasgo de la Alta Sensibilidad es fundamental para alcanzar el máximo potencial en el crecimiento personal de la Persona Altamente Sensible (PAS)», añade.

No gestionar bien el rasgo puede dar lugar a problemas de salud mental, pero «el rasgo bien gestionado deriva en lo contrario, es una alta capacidad para ciertas personas». Se desconoce el porcentaje de personas que sufren problemas de salud mental, pero se cree que es alto por dos motivos.

«El primero porque una persona no identificada anda desorientada y saberlo es un alivio y en segundo lugar porque al ser una minoría son más vulnerables, no por ser PAS, sino porque vivimos en una cultura con muchos estímulos y el liderazgo se reconoce a se reconoce a los más rápidos»,

Las personas altamente sensibles no sólo tienen profundidad de procesamiento informativo y de recibir los estímulos con más intensidad. «De forma positiva, sienten mayor bienestar o beneficio por su empatía con los demás, lo que les hace disfrutar más de las cosas». Pero de forma negativa, es fácil que se muevan en los extremos. «Aprendiendo a gestionar las emociones pueden beneficiarse de ese rasgo», insiste Manuela Pérez Chacón.

Un 25% de población es altamente sensible
Comentarios