martes. 07.02.2023

Acordes que alivian. La música como terapia

Un curso de extensión universitaria, organizado por el Departamento de Enfermería y Fisioterapia de la Facultad de Ciencias de la Salud e impartido por el compositor Román Rodríguez Rodríguez, ofrece las técnicas para el bienestar físico y mental.

Ritmo, melodía y armonía. La música y sus elementos entra en el ámbito sanitario, educativo y social como medio para la mejora, el mantenimiento y la prevención de la salud.

El concertista, compositor y musicoterapeuta leonés Román Rodríguez, licenciado en Interpretación Musical (especialidad en saxofón), Máster en Musicoterapia y Doctorando en Musicoterapia en la Facultad de Ciencias de la Salud de la UA (Universidad de Alicante), componente del grupo Café Quijano, etapa en la que compartió escenario con artistas como Maná, Ariel Rot, Danza Invisible, Navajita Plateá y Rosario Flores, entre otros, impartirá un curso los días 30 y 31 de enero y 1 de febrero en León sobre La relevancia de la musicoterapia en los ámbitos sanitario, educativo y social, una actividad organizada en colaboración con el departamento de Enfermería y Fisioterapia de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de León.

«La musicoterapia ofrece la posibilidad de obtener beneficios emocionales, físicos, sociales, cognitivos, fisiológicos y existenciales», asegura Román Rodríguez. «Para realizar intervenciones de musicoterapia de forma profesional es necesario que se lleven a cabo por un profesional cualificado con formación mínima de máster en musicoterapia».

El estudio publicado por Román Rodríguez titulado La relevancia de la musicoterapia en pacientes pediátricos y adolescentes con cáncer: una revisión de alcance, concluye que las intervenciones de musicoterapia son generalmente bien recibidas, no solo por los niños y adolescentes con cáncer, sino también por sus familias, musicoterapeutas y profesionales de la salud. «Sin embargo, se identificaron varios vacíos en algunos de los estudios que consideramos, incluida la falta de especificidad con respecto a los resultados obtenidos o los métodos de intervención de musicoterapia utilizado».

Inscripciones
Las inscripciones para asistir al curso pueden hacerse hasta el 30 de enero, el día del comienzo

Para este músico leonés, que prepara su tesis doctoral sobre la percepción que tienen los sanitarios de la musicoterapia, no hace falta tener una enfermedad para aprovecharse de los efectos de la música sobre la salud, sino que se puede aprovechar sus beneficios preventivos. «El ritmo está relacionado con nuestro cerebro reptiliano, y a su vez con nuestra función fisica, las melodías con nuestro cerebro límbico y, a su ver con nuestras emociones...» todo un entramado que se abordará en el primer curso que organiza el departamento de Enfermería y Fisioterapia «y que dará mucha importancia al autoconocimiento y autocuidado que nos puede ofrecer la música en su variante terapéutica».

Elena Andina Díaz, Cristina Liébana Presa y Elena Fernández Martínez, directoras del curso, explican que el objetivo del curso es «ofrecer una formación tanto a nivel teórico como práctico sobre los diferentes recursos que ofrece la musicoterapia en los ámbitos sanitario, educativo y social. Hay muchas publicaciones sobre la musicoterapia y profesionales de la salud que hablan del beneficio terapéutico de la música».

Además de los profesionales de Enfermería, el curso está abierto a profesionales de distintos ámbitos «que utilizarán los instrumentos en primera persona y escucharán música para describir los sentimientos que les provoca» para que descubran la utilidad de la música «como canalización de las emociones.

El curso dispone de 45 plazas y el plazo para inscribirse acaba el mismo día del comienzo del programa que se impartirá durante tres jornadas en el Laboratorio 9 de la Facultad de Ciencias de la Salud (Campus de Vegazana), de 16.00 a 20.00 horas, y permitirán a los participantes conocer el recorrido histórico de la musicoterapia y los recursos que se utilizan.

Autoconocimiento

Está previsto experimentar diferentes técnicas relacionadas con la musicoterapia, aplicar diversas técnicas para el autoconocimiento, y dar a conocer experiencias prácticas en los ámbitos sanitario, educativo y social de las técnicas musicales trabajadas en el curso.

«No hace falta que los participantes sepan tocar un instrumento. Vamos a trabajar con la improvisación, con la canalización de las emociones». Román Rodríguez apuesta por la música como medio para la prevención y canalización de emociones. «Una profesora de matemáticas puede utilizar la música para relajar a los alumnos, pero en estos casos no se puede recurrir a la percusión, que está más relacionado con lo físico. Dos minutos al día antes de comenzar una clase, y con la música adecuada, se puede conseguir movilizar o relajar. La música de ACDC, por ejemplo, viene muy bien para que descarguen energía si están muy nerviosos, y luego continuar la clase más tranquilos».

Pero toda esta estrategia no está pensada sólo como recurso para el alumnado y las aulas. «La música también es útil para los profesionales, que necesitan autocuidado porque igual el que tiene el día revuelto eres tú».

El precio de la inscripción es de 90 euros, cantidad que se reducirá a 70 para estudiantes universitarios, personas en situación de desempleo y personal docente e investigador de la Universidad de León. Las personas que lo deseen ya pueden formalizar su inscripción.

Las personas que asistan al menos al 80% de las sesiones y superen las evaluaciones de seguimiento que se llevarán a cabo dentro de las sesiones con el objetivo principal de recibir feedback de los participantes, podrán reconocer 0’5 créditos ECTS.

Acordes que alivian. La música como terapia
Comentarios