viernes. 09.06.2023

Los alérgicos de León sufrirán más esta primavera

Los expertos preven concentraciones altas de polen, por encima de los niveles del año pasado
undefined
Más de ocho millones de españoles son alérgicos al polen. ANA ESCOBAR

Los alergólogos de León esperan una primavera mucho más «intensa» que la del año pasado. «Se prevé que sea más intensa», asegura Beatriz Camazón, alergóloga del Hospital San Juan de Dios. «Esta última semana ya hemos tenido un aumento considerable de peticiones de consulta».

Las personas alérgicas al polen ya han empezado a notar los primeros síntomas: rinitis, estornudos, toses, escozor de ojos... «que son fácilmente diferenciables de los de la  gripe porque no hay fiebre ni dolores musculares».

La primavera de 2023 para los alérgicos en España se presenta como «moderada» en cuanto al polen de las gramíneas, si bien en el centro peninsular será «moderada-leve», según los datos que maneja la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), presentados este miércoles en rueda de prensa. Según estas previsiones, en Castilla y León y Castilla-La Mancha la primavera para los alérgicos a gramíneas será leve.

«En Castilla y León no suele haber mucho problema con el polen, como ocurre en otras comunidades. En León lo que más afecta son las gramíneas y como este otoño ha llovido bastante ahora empieza la floración y comienzan los s

alergias

Tras el respiro del año pasado, los alérgicos volverán este año a la penitencia de la floración. «Hasta ahora ha habido poco, la del ciprés, entre enero y febrero, no se ha notad, pero por la cantidad de lluvia de los últimos días se espera una explosión de gramíneas, que es lo que más hay en León».

Adolfo Vélez, alergólogo de HM La Regla, espera  también una primavera «moderada alta». «Todo va a depender de lo que llueva en abril y mayo» asegura.

«Ahora las primaveras son más largas. Hace veinte año las personas alérgicas afrontaban un mes y medio de síntomas, pero ahora, con el cambio climático, todo ha cambiado. Se puede empezar en febrero y continuar hasta octubre son unos síntomas de alergia que sólo tienen un parón en julio y agosto».

Vélez apunta a la contaminación como uno de los factores que afecta a la mayor virulencia de los síntomas. «La duración del polen en el aire depende de muchos factores, como las corrientes de aire y la humedad. Si las plantas están sometidas a mucho estrés fabrican un polen diferente, que da más alergias».

Las características climatológicas del año pasado, el más cálido y uno de los más secos de la historia, promoverán una primavera moderada para los alérgicos al polen, excepto los de Extremadura y Toledo, donde las concentraciones serán más intensas, seguidas de Madrid, Huelva, Córdoba, Jaén y Sevilla. Esas son las previsiones de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, que también pone el foco en el cambio climático y la contaminación como dos factores que incrementan los síntomas de la alergia. 

Para este 2023, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) calcula que las temperaturas van a ser normales, con tendencias alcistas para los próximos tres meses, mientras que la pluviosidad va a ser «más o menos normal» en el centro y oeste peninsular, si bien «es probable que llueva mucho más en Baleares y zona mediterránea».

El arsenal terapéutico para combatir los síntomas sigue siendo el mismo, aunque cambien de nombre. El alergólogo Adolfo Vélez  destaca como prioritario conocer qué polen es el que causa la alergia para evitar su exposición, tratar los síntomas con antiestamínicos y tratar la enfermedad. «La inmunoterapia específica para cada paciente es lo más indicado. Las vacunas se pueden tomar en pastillas, en gotas o intradérmicas. Hay que elegir la más indicada para cada paciente».

Por zonas

Para este 2023, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) calcula que las temperaturas van a ser normales, con tendencias alcistas para los próximos tres meses, mientras que la pluviosidad va a ser «más o menos normal» en el centro y oeste peninsular, si bien «es probable que llueva mucho más en Baleares y zona mediterránea».

Con estos datos que extrae de la Aemet, junto con los que le proporcionan las 62 estaciones aerobiológicas que el Comité de Aerobiología tiene repartidas por todo el territorio, la SEAIC hace sus cálculos sobre la primavera que aguarda a los millones de alérgicos que hay en España.

Las centra en las gramíneas porque representan el 80 % de las alergias, seguidas de olivo, arizónicas, plátano de sombra, salsola y parietaria.

El resultado de todo ello es que va a presentarse moderada y «previsible» como la anterior en la mayor parte de España, excepto las dos provincias extremeñas y Toledo, donde los niveles van a ser intensos.

Todo dependerá de las condiciones climáticas, en estos momentos muy difíciles de predecir.  La lluvia es beneficiosa porque humedece el polen y lo hace caer al suelo pero, a la larga, favorece el crecimiento de todas las plantas, especialmente las gramíneas.

Los alérgicos de León sufrirán más esta primavera
Comentarios