lunes. 05.12.2022

«Con azúcar, leche, harina y huevos hacemos monumentos»

Belén Rodríguez, profesora de la Escuela de Hostelería de León, lidera el programa ‘Dulce Hogar’, especializado
                      Con las tartas realizadas en el programa. DL
Con las tartas realizadas en el programa. DL

«La repostería tiene algo de magia». Belén Rodríguez lidera el programa de repostería ‘Dulce Hogar’ de Canal Cocina, un espacio que se emite de lunes a viernes a las 16.00 horas. Profesora de la Escuela de Hostelería de León, Rodríguez recupera las recetas tradicionales de León —tierra donde vive desde hace 21 años y de la que se siente hija adoptiva— La Mancha —es natural de Toledo— y alemana —sabiduría aprendida de su suegra con pasos sencillos e ingredientes conocidos y al alcance de todas las cocinas para dar un sabor auténtico a los platos.

Belén y su marido son cocineros y se instalaron en León tras obtener una plaza en la Escuela de Hostelería. En la maleta grastronómica desplazaron años de experiencia entre fogones. «Tuvimos un restaurante en la Cava Alta de Madrid. «Empezamos a dar clases y estamos muy contentos. Ahora me han propuesto hacer este programa y he disfrutado mucho», asegura Belén.

La repostería es una ciencia exacta, como las matemáticas. El éxito está en pesar y medir todos los ingredientes en su justa medida. «Es evidente que tiene que ser así, una pequeña variación en gramos o temperatura lo cambia todo. Tiene mucho de mágico».

La apuesta de Belén es la repostería tradicional. En los 22 episodios grabados de programa enseña, paso a paso, cómo elaborar los dulces clásicos de temporada, con los mejores ingredientes. «La levadura y montar un merengue es física y química pura», asegura, recetas que pasan de unas generaciones a otras «en las que pueden innovar, pero siempre respetando lo esencial». Conocimientos y saberes «de una cultura gastronómica repostera tradicional que hace magia con las proporciones justas de harina, azúcar, huevos y leche. «Con estos ingredientes hemos hecho monumentos», asegura.

Tartas, torrijas, canutillos, trufas de chocolate, helados, flanes, tocinillos de cielo, rosquillas de San Froilán, mantecadas de Astorga, orejas de Carnaval... «y las galletas de hierro de Sahagún de las que soy una auténtica fan».

«La gente que ya ha visto los primeros capítulos del programa me dice que son recetas sencillas de hacer y me mandan fotos del resultado. Estoy muy contenta de que nuestra gastronomía más tradicional se mantenga en su esencia».

La felicidad de un dulce

Sobre el consumo de dulces y su repercusión en la salud, Belén tiene claro el orden de prioridades. «En el programa recupera la cultura de la tradición con la que hemos crecido, esos momentos de abandonar el teléfono y la televisión. De pequeña aprendí a hacer recetas de trufas de chocolate con mi madre, muy sencillas. A los niños nos atraen los dulces. Ahora hay un poco de campaña contra el dulce, pero el casero es sano si está hecho con productos tradicionales y se comen en su justa medida. Lo que no hay que hacer es abusar de la pastelería industrial. Además de la salud física hay que cuidar la psicológica y no hay nada más sano que sentirse feliz con un dulce, en su justo momento, sin abusar».

Las fotografías de los platos no engañan. «Todo lo que está fotografiado está hecho por mí y las recetas se hacen allí, en la cocina del programa. Las fotos no están retocadas y están hechas por una fotógrafa profesional que cuida la iluminación».

Tras comenzar su experiencia en el programa abrió una cuenta en Instagram —belenrodriguezmolina– donde cuelga fotos de sus trabajos y de sus alumnos en la Escuela de Hostelería de León. «La idea es comenzar un trabajo que no se quede solo en el programa de la televisión, sino en divulgar la repostería tradicional y sencilla porque León tiene una experiencia pastelera plagada de productos de calidad».

«Con azúcar, leche, harina y huevos hacemos monumentos»
Comentarios