lunes 23.09.2019
UNA JOYA PAISAJÍSTICA

Sin La Candamia no hubiera León

Es el lugar que todas las ciudades quisieran tener, un espacio natural en el entorno urbano con una riqueza geológica, botánica, arqueológica e histórica casi desconocida para la mayoría. En La Candamia se encontraron yacimientos humanos de hace 5.000 años, sus piedras sirvieron para comenzar la construcción de la Catedral y San Isidoro. Su disfrute abre caminos que deberían estar protegidos, pero se llenan de basura
Sin La Candamia no hubiera León

Lo saben geólogos, botánicos, ornitólogos, hidrólogos y paleontólos... pero las miles de personas que pasean, hacen deporte o cultivan vegetales en los huertos urbanos desconocen que pisan uno de los espacios que alimentó y nutrió a civilizaciones mucho antes de que los romanos dieran nombre a la ciudad. Sin La Candamia no hubiera León, que es casi tanto como decir que no hubiera España. Y no es una exageración. «Se han encontrado restos de civilizaciones de hace 5.000 años», explica Rodrigo Castaño, divulgador de la naturaleza y colaborador de Geolodía León, la jornada anual en todas las provincias de España en la que se hace un recorrido gratuito para el público general (geolodia.es), dependiente de la Sociedad Geológica de España (SGE), que tiene por objetivo el promover, fomentar y difundir el conocimiento, progreso y aplicaciones de la geología.

Qué ver en León: 8 lugares imprescindibles en tu escapada 

 

En 1986 aparecieron restos humanos en un yacimiento en la parte alta de un escarpe del monte, que, según las pruebas del carbono 14, tienen 5.000 años de historia, una etapa de la prehistoria de la Península Ibérica entre finales del Neolítico e inicios del Calcolítico, mucho antes de que se introdujeran los metales, pero conocedores de los secretos de la ganadería y la agricultura. Los restos encontrados en estas excavaciones se encuentran en el Museo de León, otra de las joyas arqueológicas de la ciudad también desconocidas para las familias que cada domingo pasean y disfrutan al aire libre de este enclave pasajístico «que todas las ciudades quisieran tener y los políticos leoneses desatienden a pesar del aprecio y el uso que hacen de un lugar considerado sagrado. «La Candamia es un espacio único, dentro del entorno urbano, representativo del paisaje del sur leonés, con el río, la vega, laderas y acantilados. Un espacio con una diversidad paisajística poco común», destaca Esperanza Fernández, profesora del área de Paleontología de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales. De la actividad celebrada en el Geolodía en León el 12 de mayo por La Candamia surge Paseo por la Candamia. Geología y huella humana, un documento redactado por los doce organizadores del Geolodía en León en 2019.
 

«Igual que Lancia tiene su importancia por lo que cuenta de la época prerromana, La Candamia también tuvo su papel, que es más desconocido. Nosotros utilizamos una excusa geológica para contar toda la historia de este paraje». El Castro de los Judíos Castrum ladeorum o Castrum regis del siglo XI y XII «es un poblado de tiempos medievales que se sitúa sobre la superficie del Monte de La Candamia, muy próximo a la localidad de Puente Castro». El castro tiene unas dimensiones de 3,5 hectáreas con un poblado medieval que tuvo su esplendor en el siglo XII.

Rodrigo Castaño cree que la apariencia «más sosa» de este enclave comparada con la Cordillera Cantábrica, no le resta valor porque esconde restos geológicos que cuentan la historia del León de hace 15 millones de años «cuando lo que no se llamaba todavía León tenía un clima más cálido y seco, que favoreció una especie de lo que podría ser una sabana, en la que vivieron hienas y mastodontes». Una historia poco conocida para los paseantes y amantes de la bicicleta que abren caminos por zonas que, según los geólogos, deberían estar protegidas «y supone un deterioro por erosión del suelo». Porque a pesar de toda este riqueza, el desconocimiento del valor de este paisaje «convierte algunos de sus rincones en basureros».

Dónde comer en León 2019: los 7 mejores restaurantes según TripAdvisor

 

Primeras rocas de la Catedral

Otro detalle que la mayoría de los leoneses desconoce es que las rocas de La Candamia fueron las primeras que se utilizaron para empezar a construir la Catedral de León. «Empezaron cogiendo las piedras que tenían más cerca y trasladaron las de La Candamia. Luego se dieron cuenta de que eran unas piedras blandas y siguieron la construcción con las piedras de Boñar», destaca Esperanza Fernández. Estas piedras, denominadas calcretas o más popularmente conocidas como caliches, se originaron el Mioceno. «Dependiendo de la granulometría —textura— se han formado calcretas arenosas, arcillosas y margosas. Se puede suponer que su uso se realizó primero aprovechando los bloques residuales en superficie —lastras— y conforme se agotaban se inició la explotación por extracción —las canteras—», escribe Eduardo Alonso Herrero, profesor de la Universidad de León.

 
Si te gusta viajar con niños por León, aquí tienes 5 planes divertidos en la provincia recomendados por Jesús Calleja 

 

Los organizadores de Geolodía León 2019 ponen como ejemplo de la utilización de las piedras de La Candamia la muralla primitiva del campamento romano, los restos del anfiteatro, basamentos y algunos muros de San Isidoro, así como las primeras etapas de la construcción en la Catedral y la Iglesia del Mercado.

Los organizadores del Geolodía en León hacen un llamamiento a la población y a las autoridades de los tres municipios que se reparten suelo en este espacio (León, Villaquilambre y Valdelafuente) para que no desatiendan la limpieza y la conservación del monte y proponen la activación de un plan de actuación que regule el uso de algunas de sus zonas.

Los organizadores de Geolodía León 2019 han publicado una guía reducida de la actividad den La Candamia que puede consultarse en la web geolodia.es.
 

Etapas del Camino de Santiago desde León: itinerario y albergues donde alojarse 

 

Sin La Candamia no hubiera León