martes. 09.08.2022
                      Los participantes en el curso que se celebra en Cistierna. CAMPOS
Los participantes en el curso que se celebra en Cistierna. CAMPOS

El alcalde de Cistierna y vicepresidente de la Diputación de León, Nicanor Sen, la vicerrectora de relaciones institucionales y con la sociedad de la universidad de León María Dolores Alonso y el director del curso que se celebra en Cistierna Historia y memoria. Represiones y exilios bajo la dictadura franquista, Javier Rodríguez, llevaron a cabo la inauguración de este curso que cuenta con casi 40 alumnos matriculados. Las clases se imparten en el salón de plenos del ayuntamiento y en el museo del ferroviario de Cistierna

Sen agradeció a la universidad de León que volviese a recuperar este curso que se celebra en Cistierna desde hace 12 ediciones, de las 17 que ha durado este curso. Rodríguez destacó la importancia de que la universidad salga fuera de las aulas a través de estos cursos de verano . Por su parte Alonso indicó que este curso es uno de los que más tradición tiene y éxito de alumnos. «Ello es debido a la calidad que tiene el curso, los ponentes y el trabajo que cada año hace el director para que este el curso siga siendo interesante». Puntualizó la disponibilidad del Ayuntamiento de Cistierna ya que «no todos los ayuntamientos se implican y se no todos se implican así».

En la primera de las ponencias el profesor de la ULE, Javier Rodríguez señaló que la dictadura franquista se impuso en la sociedad mediante la represión tras el golpe de Estado de julio de 1936. La violencia, elemento indispensable del régimen, produjo persecuciones, desapariciones, fusilamientos, personas internadas en cárceles y campos de concentración, represión económica, represión de género y centenares de miles de personas empujadas al exilio. Esta diáspora configuró un mapa del exilio español desde Europa a Latinoamérica formando parte de la vanguardia científica y cultural. En Europa, no pocos españoles lucharon contra el nazismo y el fascismo durante la Segunda Guerra Mundial, destacando con su presencia en la Resistencia francesa contra los alemanes, y padecieron primero en campos de internamiento franceses y luego en campos de concentración nazis. Las últimas estimaciones se acercan a los 500.000 españoles. Solamente una parte de ellos fue reconocida como refugiados políticos.

«Son historias de vida, muchas de la cuales no aparecen todavía en las obras especializadas en esta temática; por eso es importante incluir en el análisis sobre el exilio tanto las experiencias de personas anónimas como las de personas que han destacado por ser protagonistas en los ámbitos social, político y cultural. Este estudio debe de realizarse analizando las causas concretas que motivaron esta diáspora», según Rodríguez.

Cistierna analiza la represión franquista
Comentarios