martes. 06.12.2022
Un análisis de los nuevos fenómenos meteorológicos que acechan a la provincia

El embalse duplica los días de niebla en Vegamián

Nubla, el taller que organiza la Fundación Cerezales, incorpora este año la evolución de los fenómenos atmosféricos con Noromet. Las nubes, su significado y los nuevos instrumentos de observación destapan cambios meteorológicos en la provincia.
Niebla en el embalse del Porma. JESÚS F. SALVADORES

El doble de días de niebla y temperaturas más suaves. Esas son algunas de las alteraciones meteorológicas que los embalses tienen en el clima local. La construcción del embalse del Porma duplica las jornadas de niebla en Vegamián, que ha pasado de 18 días al año registrados entre 1.951 y 1.967 (periodo previo a la construcción del embalse) a los 35,6 de media entre 1.975 y 1.990. Los datos son de Noromet, la Asociación Meteorológica del Noroeste Peninsular, que este año participa en el taller Nubla, ecología a ras de la atmósfera que organiza la Fundación Cerezales. El taller es una de las actividades sobre el significado de las nubes que imparte desde hace dos años el técnico superior de ciencia ambiental, Javier Martínez de Orueta. La actividad comienza el día 23 de enero con un primer grupo de iniciación en el que se abordará la Meteorología General (23 de enero); Mapas del Tiempo e Interpretación (24 de enero), Nubes: Elaboración de un nubario (30 de enero) y Fenómenos Atmosféricos (31 de enero).

«Los embalses suavizan las temperaturas extremas porque la aportación de agua favorece la formación de nieblas. Las temperaturas máximas disminuyen y las mínimas aumentan», destaca Orueta, que, ante la ausencia de datos que contabilicen exactamente esta variable, se posiciona a favor de hacer un estudio con el registro de temperaturas anteriores y posteriores a la construcción de los embalses, que «todavía no existe».

Noromet dirigirá el grupo avanzado del taller, que comenzará el 20 de febrero. El presidente de la asociación, Javier Rodríguez Sánchez, destaca que el impacto de los embalses de la Cordillera Cantábrica en el clima no va más allá de la escala del microclima. «Los datos nos muestran que la construcción de estos lagos artificiales conlleva la aparición de considerables alteraciones en el microclima local, cuyo origen está íntimamente ligado al incremento de la humedad en su inmediato entorno, humedades relativas superiores hasta en un 15 % a las registradas a no más de un par de kilómetros de la orilla».

El rocío

Los efectos de esa humedad favorecen la condensación nocturna «y como consecuencia de eso, el ‘relente’ que suele aparecer en la Cordillera Cantábrica durante las noches de calma meteorológica va a multiplicar espectacularmente su aparición», asegura Rodríguez Sánchez. La estación de Vegamián, por ejemplo, antes de la construcción del embalse registraba rocío menos de la mitad de las veces que la de Porma posterior a su construcción. «Además, mientras que antes de la construcción del embalse la incidencia del rocío era bastante irregular, después va a convertirlo en un fenómeno habitual».

El taller comienza el jueves con el especialista en nubes Javier Martínez Orueta

Pero el aumento de la humedad atmosférica no sólo se refleja en las noches de rocío sino que se traduce en un incremento del número de días de niebla. «El complemento de la humedad que han aportado los embalses, sumado a las condiciones favorables preexistentes en algunos valles de la Cordillera Cantábrica, han disparado su incidencia, aumentando el número de días de niebla en casi un 100% en los embalses del Porma, Los Barrios de Luna y Riaño».

Noromet ofrecerá cuatro talleres en la Fundación Cerezales a partir del 20 de febrero. El primer día se dará a conocer el trabajo de la asociación en León, que se creó en noviembre de 2018. La Metodología popular. Refranes y Predicción meteorológica será el contenido del día 21 de febrero; el 6 de marzo será el momento para abordar las precipitaciones y los tipos de tiempo en la provincia de León, para terminar el 7 de marzo con los sistemas informáticos, la meteorología y las tormentas.

«El origen de Noromet hay que buscarlo en el proyecto en el que se embarcaron varios entusiastas del frío hace un par de años y que consistía en conseguir instalar una estación meteorológica profesional en el pueblo con las heladas más intensas de la provincia de León y probablemente de toda España. Ese pueblo es Villaceid, enclavado en el municipio omañés de Soto y Amío», explica el presidente de la asociación.

El proyecto consiguió la colaboración de personas con las que se decidió crear la asociación para la recogida y análisis de los resultados relacionados con la meteorología del Noroeste peninsular.

«Hemos crecido mucho, ahora contamos con una página web propia en la que se pueden consultar los datos de una amplia red compuesta por 85 estaciones meteorológicas, de contrastada fiabilidad, la mayoría están en León, Asturias y Galicia. También hay algunas estaciones fuera del ámbito geográfico del Noroeste, incluso en el valle de Arán y en las Islas Baleares». La provincia de León cuenta con 37 estaciones, entre las que destacan las de Villaceid, Prado Vemeiro —una zona de Babia especialmente fría— y desde hace pocos días se pueden consultar los datos de la estación de la vega de Liordes en Picos de Europa. En esta zona se registraron el año 2016 -32,7 grados C. En León y su alfoz hay siete estaciones.

La mayoría de las estaciones son propiedad de los socios. Algunos son Ayuntamientos pequeños y pedanías que facilitan a sus vecinos ver la temperatura real. «Esa es una de las ventajas de Noromet, si quieres que tu pueblo salga en la red de internet, pon una estación en tu pueblo».

Noromet también suma veinte estaciones en el Principado de Asturias y once en Galicia. «La asociación cuenta este año con una estación meteorológica en uno de los pueblos más lluviosos de Galicia y de toda España, Paxareiras, con una precipitación media de alrededor de 3.000 mm anuales».

El embalse duplica los días de niebla en Vegamián
Comentarios