domingo. 29.01.2023
                      Exposición sobre el trabajo del hogar y cuidados.  ANA ESCOBAR
Exposición sobre el trabajo del hogar y cuidados. ANA ESCOBAR

Los ministros de Empleo y de Asuntos Sociales de la Unión Europea dieron luz verde este jueves a las dos recomendaciones que integran la Estrategia Europa de Cuidados sobre servicios educativos y asistenciales de alta calidad, asequibles y accesibles para niños pequeños y ancianos, respectivamente. Las dos recomendaciones incluyen mejores condiciones de trabajo y conciliación de la vida familiar y la vida profesional de los cuidadores.

«Todos, desde los más jóvenes hasta los ancianos, tienen derecho a una atención asequible y de alta calidad. Invertir en cuidados tiene sentido desde el punto de vista económico y merece toda nuestra atención a medida que la sociedad envejece», dijo el viceprimer ministro ministro checo de Trabajo y Asuntos Sociales, Marian Jurecka, cuyo país ostenta la presidencia de turno de la UE.

Desarrollar la agenda europea de cuidados es precisamente una de las tareas que se ha marcado España en su turno de presidencia del Consejo de la UE, en el segundo semestre de 2023, según anunció a finales de octubre en Bruselas el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez. Los ministros de Empleo avalaron este jueves la estrategia presentada por la Comisión Europea el pasado 7 de septiembre, que propone objetivos como, para 2030, conseguir que el 45 % de los niños menores de tres años reciba educación y cuidados de la primera infancia, y que el 96 % de los niños de entre tres años y la edad de inicio de la educación primaria obligatoria reciban educación y cuidados de la primera infancia.

Bruselas llama la atención sobre la brecha salarial y de pensiones entre mujeres y hombres y recuerda que ellas siguen siendo las principales responsables de los cuidados: un 90% de los profesionales de cuidados son mujeres y 7,7 millones de mujeres han dejado su empleo debido a las responsabilidades asistenciales, según sus cálculos.

Por lo que respecta a los cuidados de larga duración a los mayores, la estrategia recomienda que los Estados miembros elaboren planes de acción nacionales para que sean más accesibles, asequibles y de mejor calidad, por ejemplo, aumentando la oferta y la combinación de servicios profesionales, garantizando criterios y normas de alta calidad para los prestadores de cuidados o apoyando a los cuidadores informales.

En ese último caso, se trata a menudo de mujeres y familiares de los receptores de cuidados, a los que se puede respaldar con formación, asesoramiento y el apoyo psicológico y financiero adecuados. Recomiendan, además, cerrar las brechas territoriales en la disponibilidad y el acceso a los cuidados de larga duración, en particular en las zonas rurales y despobladas, garantizar el cumplimiento de criterios y estándares de calidad en todos los entornos de cuidados de larga duración.

Una estrategia de los cuidados
Comentarios