lunes. 27.06.2022
                      Marta Valencia, ayer en la inauguración de la exposición en el Ayuntamiento de León. RAMIRO
Marta Valencia, ayer en la inauguración de la exposición en el Ayuntamiento de León. RAMIRO

Marta Valencia sufrió una lesión medular a los doce años como consecuencia de un accidente de tráfico. Es abogada y se califica a sí misma como ‘peleona’.

—Hay muchas discapacidades. ¿Se han vivido todas igual durante la pandemia?

—A veces tenemos el concepto de que hay discapacidades que más incluidas en la sociedad y todavía nos queda mucho por trabajar. Hay algunas que tienen más tabúes, como la salud mental, donde hay mucho trabajo que hacer porque hay más mujeres que hombres. También hay muchos problemas en la discapacidad intelectual, pero en todas en general hemos vivido la pandemia con mucha soledad, en muchos casos dependiendo del agresor. Hemos detectado una brecha digital enorme en las mujeres con discapacidad, no sólo de conocimiento del uso de las herramientas informáticas sino también al acceso a ellas. El 70% de las personas con discapacidad están inactivas, como mucho tienen una pensión no contributiva. La cara de la pobreza es la mujer con discapacidad, hay que trabajar en la brecha digital porque se ha producido una incomunicación y un aislamiento tremendo. A los hombres se les insta más a trabajar, pero a las mujeres, si tienen una pensión, experimentan una mayor sobreprotección familiar que conlleva una autopercepción negativa y no salen para participar.

—Ha anunciado que en noviembre se celebrará un Foro Social.

—Sí, en Albacete. Queremos trabajar con los institutos de las mujeres de las comunidades autónomas incidiendo también en las niñas con discapacidad, para que tengan voz. Queremos que las mujeres participen donde sea, y que decidan por ellas mismas, que sea nuestra vida y nuestra decisión.

—¿Conoce la realidad de Castilla y León y de León?

—El medio rural es muy importante. Hay una mayor discriminación porque el patriarcado es más acusado y es difícil promover la participación de las mujeres, por eso queremos que en los estudios salga la variable de género de mujeres con discapacidad. No todas se acercan al movimiento asociativo y hay trabajar desde todos los ámbitos para detectar situaciones de discriminación.

—¿Qué decisiones han tomado hoy durante la reunión del Patronato?

—Hoy se ha rendido cuentas, informar de todo lo que se hizo en el 2021 y aportar ideas para trabajar. Nosotras hacemos aportaciones a todas las normativas. Ahora con la ley de Libertad Sexual y la del Aborto estamos aportando para que se tenga en cuenta la situación de las mujeres con discapacidad. Que se contemple la esterilización forzada como violencia sexual y no sólo como vulneración al derecho reproductivo. Se han reconocido aportaciones nuestras, pero seguimos trabajando en cualquier norma para que se reconozca que la situación de las mujeres y niñas con discapacidad es de mayor desigualdad. Hemos propuesto hacer jornadas sobre empleabilidad. O que las mujeres con discapacidad que puedan tener una situación de desigualdad puedan tener una justicia gratuita. Son muchas cosas.

—¿Cuál ha sido su experiencia como mujer con discapacidad?

—El entorno familiar es fundamental. A mí siempre me han animado a estudiar y ser autónoma. En otras asociaciones que participo se nota mucha diferencia entre hombres y mujeres. Todavía nos falta participación en los movimientos feministas, para que conozcan la realidad de las mujeres con discapacidad.

«Los estudios deben incluir la discapacidad en la variable de género»
Comentarios