jueves 4/3/21
Cáncer de piel

El Hospital contribuye a identificar un gen clave en la metástasis

El servicio de Dermatología de León participa en un estudio coordinado desde la Universidad Libre de Bruselas y reconocido con un prestigioso premio entregado por los reyes de Bélgica.

El servicio de Dermatología del Hospital de León ha participado en un importante hallazgo para frenar la metástasis del cáncer de piel. La investigación identifica por primera vez las funciones del FAT1, uno de los genes más frecuentemente mutados en cáncer. «Este gen mutado es como el disolvente que permite a las células desprenderse y pasar el torrente sanguíneo», explica el jefe del servicio de Dermatología del Hospital de León, Manuel Ángel Rodríguez Prieto, que califica el descubrimiento de «histórico» a la altura de los mejores avances científicos. El estudio titulado Mutación metástasis y resistencia al tratamiento. dirigido desde la Universidad Libre de Bruselas por el doctor Cedric Blanpain, se publicó el 16 de diciembre en la revista científica con mayor impacto Nature, el mismo día en que los reyes de Bélgica entregaban el Premio Francqui-Collen 2020 al coordinador del estudio Cedric Blanpain, director del Laboratorio de Células Madre y Cáncer y profesor de la Universidad Libre de Bruselas, Bélgica. Por primera vez se demuestra que la pérdida de función de FAT1, promueve la transición de las células escamosas de la piel —el segundo cáncer más frecuente en los seres humanos—, el cáncer de pulmón —el más mortal— y en los tumores de cabeza y cuello.

El servicio de Dermatología del Hospital de León es el que más casos clínicos aportó al estudio, con más de 50 pacientes leoneses con tumores grandes, de más de 2 cm de diámetro. «De ello se deduce que en nuestro hospital el tamaño de los tumores esta muy por encima de la media mundial. Las autoridades sanitarias deberían de reflexionar al respecto», asegura Manuel Ángel Rodríguez Prieto. Además del Hospital de León, en esta importante investigación han colaborado en España la Academia Española de Dermatología y Venereología, el Hospital Ramón y Cajal (Madrid), Hospital Clinic (Barcelona), Hospital Clínico Lozano Blesa (Zaragoza), Clínica Universitaria de Navarra (Pamplona), Hospital Costa del Sol (Marbella) e Instituto Valenciano de Oncología.


Imágenes originales de las células cancerosas FAT1. FOTO CEDIDA POR EL SERVICIO DE DERMATOLOGÍA DEL HOSPITAL DE LEÓN

«La importancia de este trabajo esta en haber descubierto que las mutaciones en gen FAT1 hacen que estos tumores sean más invasivos, metastásicos y resistencia a tratamientos comúnmente usados en pacientes con cáncer. Y lo más interesante es que se demostró que los cánceres con mutaciones en FAT1 son especialmente sensibles a otros medicamentos, como los inhibidores de la kinasa SRC, que actualmente sólo se utilizan en tumores hematológicos», explica Rodríguez Prieto.

Las metástasis —la diseminación de las células tumorales a distancia— es la principal causa de mortalidad en los pacientes con cáncer. Para que las metástasis se produzcan, las células tumorales deben separarse del tumor primario, llegar a la sangre, abandonar el torrente circulatorio, colonizar los órganos y formar metástasis. «La transición epitelio-mesénquima (EMT), el proceso en el que las células epiteliales se desprenden de sus células vecinas y adquieren propiedades migratorias e invasoras, es importante para iniciar la cascada metastásica», explican los autores del estudio. «FAT1 se encuentra entre los genes conductores más frecuentemente mutados en una amplia gama de cánceres humanos. Las mutaciones que se encuentran en este gen producen su pérdida de función, lo que sugiere que FAT1 actúa como gen supresor de tumores, previniendo el desarrollo del cáncer. Sin embargo, y a pesar de la alta frecuencia de mutaciones en FAT1, su papel en el cáncer es poco conocido». Las mutaciones de este gen facilitan la invasión de los tumores, la metástasis y la resistencia a los tratamientos más usados para tratar el cáncer. Tras este resultado, los investigadores también identifican una nueva terapia para los tumores con mutaciones en FAT1.

Reconocimiento

La embajadora de España en Bélgica, Beatriz Larrotcha, ha enviado un mensaje al profesor Blanpain para felicitarle por el premio Francqui-Collen, en el que el jurado reconoce la intensa labor de investigación durante años sobre células madre «y su contribución en la erradicación de una de las primeras causas de muerte en el mundo». En el escrito menciona también la participación española en el este descubrimiento. «Me congratulo asimismo de la participación de investigadores españoles en su equipo así como de la colaboración establecida con instituciones españolas en este ámbito».

El trabajo está financiado por FNRS, Televie, Welbio, la Fundación Contra el Cáncer, la Fundación de la Universidad Libre de Bruselas, Fondos Erasmus, el Consejo Europeo de Investigación y la Fundación Baillet Latour.

El Hospital contribuye a identificar un gen clave en la metástasis