viernes 7/8/20
Investigación

Impulso a la ciencia contra el cáncer con ayuda de los leoneses

La Asociación contra el Cáncer de León concede dos becas para investigación en la Universidad de León. Los dos proyectos están financiados con 176.000 euros durante cuatro años. Los estudios, dirigidos en los laboratorios del Ibiomed, avanzarán en el conocimiento de un tipo de tumor cerebral y las causas de las metástasis. León ha aportado 632.000 euros a investigación en seis años.
Carmen Marín, Hugo Alonso Olivares, Nicole Martínez García y Margarita Marqués, en el laboratorio del Ibiomed de la ULE. MARCIANO PÉREZ
Carmen Marín, Hugo Alonso Olivares, Nicole Martínez García y Margarita Marqués, en el laboratorio del Ibiomed de la ULE. MARCIANO PÉREZ

La Asociación contra el Cáncer de León acaba de conceder dos nuevas becas a dos proyectos de investigación que se desarrollarán en la Universidad de León. La financiación de estos estudios, resueltos por la asociación nacional en una convocatoria competitiva, consta de 176.000 euros y una duración de cuatro años.

Los beneficiarios de las ayudas son Hugo Alonso Olivares y Nicole Martínez García, graduados en Biotecnología por la Universidad de León y actualmente cursan el Máster en Investigación en Biología Fundamental y Biomedicina de la ULE. Los proyectos de tesis se llevarán a cabo en el grupo de investigación Diferenciación Celular y Diseño de Modelos Celulares, dirigido por las doctoras Carmen Marín y Margarita Marqués en el Instituto de Biomedicina (Ibiomed) de la Universidad de León.

Este grupo se centra en el estudio de la función del gen p73, perteneciente a la familia del supresor tumoral p53, el gen más frecuentemente mutado en tumores humanos. Los trabajos de Hugo y Nicole se enmarcan en un proyecto más amplio, recientemente concedido al grupo de investigación por el Ministerio de Ciencia e Innovación, con el título Función del p73 en el adhesoma celular: implicaciones en mareogénesis vascular, angiogénesis, y cáncer, con un presupuesto total de 229.900 euros para cuatro años.

«Desde nuestro grupo, nos gustaría expresar nuestro agradecimiento a la AECC, especialmente al capítulo de León, por la confianza que han depositado en nosotros para desarrollar este proyecto en la Universidad de León. De la misma manera, nos gustaría agradecer la labor que realizan en todos los ámbitos para luchar contra el cáncer y ayudar a los pacientes», explican Carmen Marín y Margarita Marqués, directoras de la investigación.

Minicerebros

La investigación de Hugo Alonso Olivares, dirigida por Carmen Marín Vieira, tiene como objetivo el Desarrollo de un modelo tridimensional de glioblastoma utilizando organoides cerebrales (mini-brains) como herramienta para el estudio de la función de la familia p53 en el desarrollo de esta enfermedad y para la búsqueda de nuevas terapias. El glioblastoma multiforme(GBM) es el tumor cerebral primario más común y maligno que afecta principalmente a adultos de entre 45 y 70 años. Existen diversos tratamientos para esta enfermedad, pero ninguno de ellos es realmente efectivo. «Por lo tanto, la búsqueda de nuevos modelos de estudio que la posibilidad de ensayar nuevos tratamientos para esta enfermedad se antoja prioritaria».

En los cuatro años que dure la investigación, los científicos fabricarán un modelo experimental que permita estudiar el desarrollo del GBM. «Para ello, utilizaremos nuevas técnicas de cultivo de células troncales o células madre, que nos permiten generar órganos en miniatura, denominados organoides, que conservan muchas de las funciones fisiológicas del órgano en estudio. En nuestro caso, generaremos organoides de cerebro o mini brains, a partir de células troncales sanas o con alteraciones de los genes supresores tumorales de la familia p53». Para los investigadores tienen especial interés las alteraciones hereditarias en el gen TP53 que están asociadas con el síndrome Li-Fraumeni, cuyos pacientes tienen predisposición a padecer glioblastoma.

Proceso para generar un modelo que recree lo que ocurre en un paciente con gliobastoma multiforme. DL

Para generar un modelo que recree lo que ocurre en el paciente se inocularán los mini brains de los distintos genotipos con células de tumorales GBM y se estudiará la progresión tumoral, la capacidad de metástasis y la respuesta a quimioterapia en cada Glico (mini brain + tumor). «Planteamos que este modelo puede ser una herramienta válida para el estudio de la respuesta del GBM, tanto a fármacos conocidos, como a nuevos candidatos.

La generación del modelo propuesto será útil para testar la eficacia de diferentes tratamientos en la progresión del glioblastoma y ayudará a comprender mejor cómo actúa esta enfermedad, pudiendo propiciar la aparición de nuevas dianas terapéuticas.

Metástasis

El proyecto de Nicole Martínez García, dirigido por Margarita Marqués Martínez, se titula Integrando la función del gen TP73 en las rutas que dirigen la adhesión celular: estudio de las consecuencias sobre la formación de vasos sanguíneos del tumor y la progresión tumoral.

Durante la progresión tumoral las células pierden las uniones intercelulares que mantienen la estructura del tejido y modifican los puntos de unión con el microambiente que las rodea, y pueden migrar y generar metástasis, la principal causa de muerte por cáncer. La regulación de estos puntos de unión es fundamental para que progrese la enfermedad ya que constituyen complejas plataformas que transmiten a las células las señales de su microambiente, controlando aspectos biológicos básicos, como su capacidad de migración o de supervivencia. «El conjunto de proteínas implicadas en el establecimiento de esas plataformas recibe el nombre de adhesoma celular, y muchas de las proteínas que lo integran juegan un papel importante tanto en la salud como en las enfermedades humanas, entre ellas el cáncer. Nuestro proyecto se centra en entender cómo el gen p73, al que proponemos como un regulador del adhesoma, modula los mecanismos de comunicación bidireccional entre las células y la matriz extracelular, centrándonos en el efecto sobre la formación de vasos sanguíneos del tumor, la progresión tumoral y la metástasis», explica Margarita Marqués.

A partir del 16 de julio
Los dos equipos empezarán los proyectos a partir del 16 de julio y se extenderán cuatro años

Para abordar esta tarea, los investigadores utilizarán diversos modelos de células en cultivo (tanto sanas como tumorales), algunos de los cuales permiten simular en el laboratorio procesos que tienen lugar durante la formación de vasos sanguíneos. También está previsto trabajar con modelos de ratones modificados genéticamente para ensayar carcinogénesis y analizar las consecuencias de la inactivación del gen p73 sobre en el crecimiento del tumor.

«Integrar la función del gen p73 en las rutas que dirigen la adhesión celular, y comprender mejor el microambiente tumoral y los procesos de angiogénesis y progresión tumoral, podría conducirnos a identificar estrategias novedosas de intervención terapéutica beneficiosas para los pacientes».

El apoyo a la ciencia de León

El dinero que destina la Asociación contra el Cáncer a investigación procede de la generosidad de los leoneses, que apoyan con dinero bien como socios, con donativos, herencias o apoyo a las actividades que se organizan en León como en las juntas comarcales de la provincia. Este año, con la cuarentena impuesta por la pandemia del coronavirus, la asociación de León se ha visto obligada a suspender algunos de los actos que más fondos recaudaba cada año, pero esperan recuperar en lo que queda de año con el apoyo de toda la ciudadanía.

Está previsto que los dos becados empiecen con las investigaciones a partir del 16 de julio.

La Junta Provincial Contra el Cáncer de León ha aportado para la investigación 632.000 euros desde el año 2015 Diana Sánchez Paniagua (2015-2018); Laura Maeso Alonso (2016-2019); y Carolina Méndez Blanco (2017-2020) recibieron cada una 80.000 euros, pero desde la publicación de la Ley de Investigación se incrementó aproximadamente en 2.000 euros por año, por lo que en total ya se han invertido en becas predoctorales 258.000 euros.

Las dos becas de este año tienen una subvención de 88.000 euros para el periodo de cuatro año de duración, lo que suponen 176.000 euros.

Además, la Junta de León ha subvencionado, relacionado con la investigación, una beca de Prácticas de Laboratorio de verano de 1.200 euros en 2015, un proyecto de investigación internacional por 45.000 en 2015 y un proyecto de investigación nacional por 150.000 euros, que suponen 196.000 euros en total. «A todo eso habría que añadirle el 18% de todo lo recaudado por la Junta de León de AECC del total de ingresos anual que no van a programas concretos. Así ha sido hasta el 2019, pero seguramente se incrementará en breve hasta el 21%», explica el presidente de la asociación de León, Estanislao de Luis Calabuig.

Impulso a la ciencia contra el cáncer con ayuda de los leoneses