martes 24/5/22

León se viste con moda ética y sostenible

Seis firmas desfilan en Espacio Vías con los criterios de comercio justo
                      Moda sostenible masculina. FERNANDO OTERO
Moda sostenible masculina. FERNANDO OTERO

Las firmas sostenibles de Cascanueces, Covent Garden, Crazi Cue, Hana-bi, Intermom Oxfom y el proyecto Kurta, de la India, en el que colabora la leonesa Inés Carbajal, desfilaron ayer en Espacio Vías en una muestra de moda sostenible, ética y con el sello de comercio justo. Como broche final al primer desfile celebrado en León de moda sostenible, Sonia Robles, Miss León y representante de Miss Universo 2022, lució una creación artística de la diseñadora Esther Calzado. En el desfile, organizado por el grupo de trabajo León por el Comercio Justo, se mostraron marcas como SKFK, certificadas para usar la etiqueta de algodón Fairtrade, que se compromete a comprar algodón orgánico a una cooperativa de pequeños agricultores en tres estados de la India. También se vieron prendas de Dedicate, cuyo objetivo es crear muna marca que cuide del medio ambiente. En sus prendas no usan pesticidas ni químicos e incorporan textiles hechos con algodón certificado Fairtrade, poliéster reciclado GRS y fibras naturales como Tencel. Marcas como Blutsgeschwister, perteneciente a Fair Sear Dundation que confeccionan prendas hechas con algodón orgánico, o Marmalade, con ropa vintage y artesanía tradicional europea; Wild poni, prendas que cuidan el medio ambiente y ninguna está confeccionada con químicos dañinos en sus tintes; o Maggiesweets, hecha 100% en España, son una muestra de la apuesta por la sostenibilidad y el diseño pensado «para mujeres independientes que buscan expresar su personalidad única a través de la forma de vestir», asegura Tamara Cabezas, organizadora del desfile y miembro del grupo de trabajo en León por el comercio justo. «Nuestra idea es dar a conocer que el comercio justo no es sólo alimentación y llegar a la gente joven interesada en la moda con certificado de comercio justo».

Abigail González García, «leonesa, artista multidisciplinar, inquieta y soñadora», como ella misma se define, creó hace 17 años Crazi Cue una extensión física de su visión artística y su conciencia medioambiental. «Con una idea clara de que la moda puede ser sostenible y no ser apisonadora ni del planeta ni del bolsillo de nadie. Con pinceladas mexicanas, musicales, frikis, film fanatic y por supuesto, mucho Girl Power». En Crazi Cue hay prendas hechas desde cero con telas de calidad «como las de antes» para así perdurar y heredar, como customizadas y transformadas «para desafiar a la moda establecida y así sacar la personalidad de cada uno». Desde hace 10 años están en la calle Renueva 25, un espacio que se complementa con estudio de tatuajes.

Cascanueces emprendió hace 25 años en León un camino de evolución hacia productos sostenibles. «Trabajamos marcas como SKFK, destacable por su investigación y compromiso a lo largo de los años para crear una moda ética y sostenible con diseño y calidad. En bisutería contamos con la linea Vestopazzo que nos ofrece una segunda vida al reciclado del aluminio transformándose en arte en colgantes, pulseras y pendientes. En bolsos y mochilas contamos con Anuskas colección donde cada pieza es el resultado de recuperar y fusionar elementos con pasado propio creando piezas singulares e irrepetibles. También estamos comprometidos con el comercio local impulsando el esfuerzo de artesanos de la zona en hacerse un hueco en la moda con diseñadores como El asiento de atrás que nos llena de color y originalidad con sus mochilas»

«Comprar con conciencia, no tener un armario repleto ni renovarlo semanalmente, son pautas para respetar y proteger nuestro planeta y los derechos humanos», esa es la filosofía de Covent Garden. María Arias, su propietaria, vende ropa sostenible fabricada de manera natural, respetando el medio ambiente y los derechos humanos de sus productores, y utilizando tejidos que se adaptan sin problemas a la piel. «Las marcas mostradas en el desfile organizado por el grupo de trabajo de Comercio Justo son Blutschgeschwister o Numph, dos líneas alemanas muy concienciadas con el medio ambiente. Ambas apuestan por los materiales reciclados en sus colecciones, no sólo en su producción sino también en su empaquetado y embalaje. Están muy comprometidas con condiciones éticas de trabajo, así lo reflejan sus etiquetas. Un salario digno, no a la explotación infantil, e indiscriminación laboral, condiciones laborables justas y saludables son también detalles necesarios a la hora de comprar una prenda de ropa».

La organización del desfile fomentó la inclusión con la colaboración de las alumnas del Centro de Danza Piluca, Asprona León y el centro Nuestra Señora del Valle.

León se viste con moda ética y sostenible
Comentarios