sábado 24.08.2019
autismo

Un mes sin ir al colegio por miedo al acoso

Los padres de un niño con necesidades educativas especiales piden a la Dirección Provincial un cambio de centro.
Un mes sin ir al colegio por miedo al acoso

«Tiene pánico a volver». Alía Blanco, madre de I.M.B., un niño de 10 años con necesidades educativas especiales por tener un trastorno del espectro autista, denuncia ante la Dirección Provincial de Educación el acoso que sufre su hijo en el colegio Ceip Los Adiles de la localidad de Villaobispo de las Regueras y reclama un cambio de centro. El niño lleva desde el 6 de febrero sin asistir a la escuela. «Está muy alterado y estamos pendientes de que lo valore el especialista porque le han ajustado la medicación», explica la madre. Este cambio en el comportamiento del niño ha provocado varios incidentes en el colegio que la familia considera que «incluso se han dado situaciones discriminatorias y se han vulnerado los derechos de mi hijo».


Parte de lesiones en 2018. DL.

El caso lo hizo público ayer a través de un comunicado la Asociación Todos Sumamos Creando Inclusión. La familia solicitó hace un año un cambio de centro «debido a la grave situación escolar que vivía el menor» con presentación de parte de lesiones presuntamente por bulling. «Después de no haber dispuesto el niño de apoyos necesarios para poder disfrutar de una educación de calidad y tras haber sufrido diferentes episodios de acoso, incluido el físico, y de apelar a la empatía de la jerarquía educativa, esta familia interpuso una denuncia que retiró a un mes del juicio para darle al centro la segunda oportunidad que pedía».

Pero la familia denuncia que nada ha cambiado y vuelve a presentar un segundo escrito hace un mes ante la Dirección Provincial de Educación en el que mencionan «trato vejatorio». «El día 5 la tutora nos llamó a voces y nos dijo que le iba abrir un expediente porque, según ella, le había lanzado unas tijeras. El equipo directivo nos invitó a buscar otro colegio, incluso nos indicó uno concertado, pero mi hijo tiene que ir a uno público porque es donde están todos los apoyos». La familia y la asociación hablan de «chantaje» de la inspección educativa. «Me amenazaron y me dijeron que si no retiraba el escrito que presenté contra el trato que daba una profesora a mi hijo no había cambio de colegio.

«Y así estamos a mediados de marzo sin que se haya producido ningún cambio, con la familia acudiendo y llamando a todas las instancias para que, al menos, se escolarice con garantías a su hijo». La asociación Todos Sumamos Creando Inclusión denuncia la indefensión de las familias. «Estamos hartas de que se nos ignore, se nos ningunee y se nos presione, estamos hartas de solicitar apoyos, cansadas de pedir ayuda a quien supuestamente tiene la obligación de defender los derechos de nuestros hijos, menores de edad y con diversidad funcional, y sobre todo estamos hartas de callar. Pocas veces se hacen públicas estas malas praxis. Ya nos estamos callando bastante y esta no será la última denuncia».

Un mes sin ir al colegio por miedo al acoso