miércoles. 06.07.2022
Herminia Suarez
Herminia Suárez durante un acto en León contra la trata sexual de mujeres. DL

—¿Cuáles son los ejes de la ley abolicionista que reclaman aprobar?

—Son cuatro ejes fundamentales. El primero recoge la reparación, derechos y recursos para las mujeres en situación de prostitución. Queremos que las mujeres puedan salir de esta situación en condiciones dignas. El segundo eje es la penalización del proxenetismo en todas sus formas (tanto lucrativo como coactivo, incluida la prostitución en línea, ya que la prostitución está viajando a las fronteras digitales (prostitución 2.0, Plataformas pornoprostitución Only fans, Sugar daddy) y la tercería locativa (arrendamiento y uso de locales para el sistema prostitucional). El tercer eje penalizar a los puteros. Y el cuarto eje es la concienciación y sensibilización social de la ciudadanía. Se trata de deslegitimar el sistema prostitucional como un acto de poder que es y no de sexualidad.

—¿Qué es exactamente la tercería locativa?

—Va con el proxenetismo (dueño, gerente, administrador encargado de local y arrendadores y arrendatarios de pisos o locales o cualquier espacio que alquilen a sabiendas para explotar la prostitución ajena). También los Lover boys, chulos o rufianes (que en todo o en parte vivan de la persona cuya prostitución exploten)

—¿La abolición significará acabar con la prostitución?

—Sabemos que la abolición no va a poder erradicar este problema de la noche a la mañana. Se trata de crear herramientas con el fin de llegar a erradicarlo y de poner el foco en quien no se ha puesto hasta ahora. Siempre se ha señalado a las mujeres y hay que poner el foco en los puteros, porque sin ellos no hay nada, y en los proxenetas que son los que sostienen la industria.

—¿Abolir la prostitución significa prohibirla?

—No. Nadie puede tacharnos de prohibicionistas. La prohibición recaería sobre las mujeres, que es lo que se hace hasta ahora. Con el abolicionismo a las mujeres se les otorgan todos los derechos.

—¿Por qué es necesario regularlo con una ley orgánica?

—Es un problema de Estado y éste tiene que responder con medidas de prevención, atención y protección a las víctimas.

—¿Es una forma de violencia machista?

—Sí, la prostitución va asociada a la pornografía. Defecar, orinar, esparcir el semen sobre las mujeres prostituidas y otras prácticas violentas habituales en la pornografía que se extienden a los burdeles. Solo por el hecho de pagar se ejerce un poder que nada tiene que ver con la sexualidad.

—¿Por qué deben implicarse comunidades autónomas y administración local en acciones antiprostitución?

—Todas las administraciones tienen competencias cuyo ejercicio es necesario para que funcionen las herramientas necesarias. Desde la sanción en los espacios públicos por parte de los municipios a la atención a las mujeres en situación de prostitución.

—¿Es un tema que afecta solo a las mujeres están en situación de prostitución y las que se quieren prostituir?

—Todas las mujeres estamos simbólicamente afectadas y podemos estarlo realmente a lo largo de nuestra vida. Porque es la pobreza la que empuja a la prostitución a más del 90% de las mujeres que si no son engañadas están en una situación desesperada y está demostrada la relación con la trata de personas.

«Hay que poner el foco en los puteros, no en las mujeres»
Comentarios