viernes 16/4/21
Crisis por el coronavirus

Rastrean el virus en León en 1.800 muestras de aguas residuales

Castilla y León define un sistema de alerta temprana para detectar brotes de coronavirus. A los test de antígenos, genotipados y vacunas, se suma también el rastreo del virus en las aguas residuales. Fomento ha recogido durante dos meses y medio 1.794 muestras en los desagües en 129 residencias y 32 centros educativos superiores en la provincia de León.
Análisis de aguas residuales en busca del coronavirus en un laboratorio de Valencia. BIEL ALIÑO

Los expertos en salud pública se enfrentan a un nuevo reto de prevención y anticipación. En un año, la ciencia dado respuesta a muchas de las incógnitas con las que se enfrentaban hace justo un año con la irrupción del SARSCov-2, una epidemia de la que nada se sabía antes de febrero de 2020. A la utilización masiva de test de antígenos de última generación, PCR y la vacuna, el análisis de las aguas residuales para anticiparse a los brotes es otro de los factores a tener en cuenta para controlar la evolución de la epidemia ya que, según se ha comprobado hasta ahora, el virus puede aparecer en las heces con varios días de antelación a la aparición de un positivo o un brote.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de Somacyl, y por encargo de la Consejería de Sanidad, ha recogido en la provincia de León 1.794 muestras de aguas residuales durante el periodo comprendido entre el 3 de noviembre de 2020 y el 29 de enero de 2021. Todas las muestras tienen rastros de coronavirus. Los técnicos de la Junta recogieron 1.556 muestras en 129 residencias y centros de personas mayores y de atención especial y otras 238 en 32 centros educativos superiores y residencias universitarias y juveniles.

El objetivo de este rastreo es obtener información temprana sobre posibles infecciones por Covid-19 en el interior de cada uno de los centros analizados y las medidas sanitarias en cada caso para frenar un posible brote. Las muestras en estos centros sanitarios y educativos fueron recogidos por varios laboratorios de Castilla y León y enviadas a un laboratorio especializado y acreditado para identificar la presencia del virus. En las residencias de menos de cien residentes se tomaron muestras una vez cada catorce días y en las que conviven más de cien personas la recogida se realizó dos veces por semana.

«El análisis de las aguas residuales es una forma de medir los niveles de infección y anticiparse para tomar medidas», explica el catedrático de Salud Pública y coordinador de los equipos covid de la Universidad de León, Vicente Martín. «Es un sistema de alerta temprana, un marcador indirecto que permite analizar la situación epidemiológica concreta, una herramienta más para luchar contra el coronavirus».

Colaboración

La Consejería de Sanidad pide la colaboración de la de Fomento para realizar los muestreos

El análisis de aguas residuales es un sistema de comprobación precoz y permite tomar medidas preventivas que contribuyan a evitar su propagación. Los resultados de estos análisis se pueden utilizar como sistema de alerta temprana, adelantarse a la situación y establecer prontas medidas de contención y prevención. También ofrece información para analizar de forma indirecta los efectos de las medidas con vistas a la desescalada. El trabajo más complicado de todo el proceso por parte de los técnicos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha sido la recogida de muestras representativas, compuestas en su mayoría, realizadas en los diferentes puntos de desagüe «de diversa y compleja naturaleza» de cada una de las residencias», explican desde Fomento, un proceso que han llevado a cabo en la mayoría de las residencias y centros educativos superiores de Castilla y León.

Las muestras que se enviaban a los laboratorios para su análisis tenían que estar refrigeradas para que no se degradase el resultado durante el transcurso del viaje y se establecieron mecanismos de control para verificar que tanto el laboratorio como la recogida de muestras se hacía con las normas de seguridad. La Consejería de Sanidad espera utilizar el análisis de aguas residuales como indicador para analizar la evolución de la pandemia. «En este periodo todas las muestras han detectado rastros de coronavirus», aclaran. Ahora toca definir los criterios, un trabajo en el que están involucradas todas las comunidades autónomas después de que el Ministerio

Muestras

Los técnicos recogieron 1.556 muestras en 129 residencias y 238 en centros universitarios

para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) pusiera en marcha el proyecto de Vigilancia y Alerta Temprana de covid-19 en aguas residuales (proyecto VATar-Covid-19), junto al Ministerio de Sanidad, con el apoyo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, adscrito al Ministerio de Ciencia e Innovación, el cedex y las Comunidades Autónomas. En este proyecto sólo están incluidas las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (Edar) de las provincias de Soria, Segovia y Valladolid., que muestran en la última semana un descenso de las unidades de referencia con respecto a la semana anterior. El resto de las provincia de Castilla y León no están incluidas en el proyecto nacional. La Consejería de Sanidad dirigida por Verónica Casado ha decidido, con la colaboración de Fomento y Medio Ambiente, realizar rastreos en todas las provincias de Castilla León. Fuentes sanitarias aseguran que los datos de este primer rastreo sirven de base para marcar tendencias. «No hay ninguna experiencia con estos datos antes del coronavirus. A partir de ahora hay que definir los valores a partir de los cuales se activa el sistema de alerta» unos criterios que se fijarán con el resto de las comunidades para definir una alerta temprana. «Los epidemiólogos no tienen todavía capacidad para comparar».

Las condiciones climatológicas también afectan al análisis de los datos. El Ministerio para la Transición Ecológica aclara en su página web que si se han producido precipitaciones durante el día del muestreo o el día anterior, la muestra podría haberse diluido ligeramente, disminuyendo los niveles detectados de SARS-CoV-2.

Los resultados obtenidos hasta el momento por el Ministerio de Transición Ecológica en 32 Edar en toda España indican que a partir de mediados de agosto, todas las Edar incluidas en el proyecto dan positivo en ARN de SARS-CoV-2, es decir, se detecta material genético del virus en todas ellas. «Si bien en estos momentos se está registrando una menor carga de concentración del virus en las aguas residuales que durante la punta de la segunda oleada, por lo que, con la precaución de las precipitaciones que se están registrando en España en las últimas semanas, podría corroborar el impacto positivo de las medidas que se están tomando»

El Ministerio

El Ministerio de Transición Ecológica lleva a cabo otro proyecto en Soria, Segovia y Valladolid

Los expertos en salud pública se enfrentan a un nuevo reto de prevención y anticipación. En un año, la ciencia dado respuesta a muchas de las incógnitas con las que se enfrentaban hace justo un año con la irrupción del SARS-Cov-2, una epidemia de la que nada se sabía antes de febrero de 2020. A la utilización masiva de test de antígenos de última generación, PCR y la vacuna, el análisis de las aguas residuales para anticiparse a los brotes es otro de los factores a tener en cuenta para controlar la evolución de la epidemia ya que, según se ha comprobado hasta ahora, el virus puede aparecer en las heces con varios días de antelación a la aparición de un positivo o un brote.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de Somacyl, y por encargo de la Consejería de Sanidad, ha recogido en la provincia de León 1.794 muestras de aguas residuales durante el periodo comprendido entre el 3 de noviembre de 2020 y el 29 de enero de 2021. Todas las muestras tienen rastros de coronavirus. Los técnicos de la Junta recogieron 1.556 muestras en 129 residencias y centros de personas mayores y de atención especial y otras 238 en 32 centros educativos superiores y residencias universitarias y juveniles. El objetivo de este rastreo es obtener información temprana sobre posibles infecciones por Covid-19 en el interior de cada uno de los centros analizados y las medidas sanitarias en cada caso para frenar un posible brote.

Las muestras en estos centros sanitarios y educativos fueron recogidos por varios laboratorios de Castilla y León y enviadas a un laboratorio especializado y acreditado para identificar la presencia del virus.

En las residencias de menos de cien residentes se tomaron muestras una vez cada catorce días y en las que conviven más de cien personas la recogida se realizó dos veces por semana.

«El análisis de las aguas residuales es una forma de medir los niveles de infección y anticiparse para tomar medidas», explica el catedrático de Salud Pública y coordinador de los equipos covid de la Universidad de León, Vicente Martín. «Es un sistema de alerta temprana, un marcador indirecto que permite analizar la situación epidemiológica concreta, una herramienta más para luchar contra el coronavirus».

El análisis de aguas residuales es un sistema de comprobación precoz y permite tomar medidas preventivas que contribuyan a evitar su propagación. Los resultados de estos análisis se pueden utilizar como sistema de alerta temprana, adelantarse a la situación y establecer prontas medidas de contención y prevención. También ofrece información para analizar de forma indirecta los efectos de las medidas con vistas a la desescalada.

El trabajo más complicado de todo el proceso por parte de los técnicos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha sido la recogida de muestras representativas, compuestas en su mayoría, realizadas en los diferentes puntos de desagüe «de diversa y compleja naturaleza» de cada una de las residencias», explican desde Fomento, un proceso que han llevado a cabo en la mayoría de las residencias y centros educativos superiores de Castilla y León.

Las muestras que se enviaban a los laboratorios para su análisis tenían que estar refrigeradas para que no se degradase el resultado durante el transcurso del viaje y se establecieron mecanismos de control para verificar que tanto el laboratorio como la recogida de muestras se hacía con las normas de seguridad.

La Consejería de Sanidad espera utilizar el análisis de aguas residuales como indicador para analizar la evolución de la pandemia. «En este periodo todas las muestras han detectado rastros de coronavirus», aclaran. Ahora toca definir los criterios, un trabajo en el que están involucradas todas las comunidades autónomas después de que el Ministerio

Rastrean el virus en León en 1.800 muestras de aguas residuales
Comentarios