sábado 21/5/22
Corresponsabilidad en el hogar

La vieja masculinidad, en jaque en León

Una encuesta y 48 propuestas. El grupo de Hombres por la Igualdad Prometeo y la Universidad de León han realizado un estudio con 833 entrevistas en las que queda en evidencia el avance de los hombres en la implicación de los cuidados de hijos e hijas, pero aún mucho camino por andar en corresponsabilidad en el hogar, con mayores y relaciones igualitarias. Hacen 48 propuestas.
Encuesta hombres y masculinidad
Encuesta hombres y masculinidad

Talleres de capacitación para tareas de cuidados de personas dependientes (bebes, mayores, personas con discapacidad...), promocionar entre los hombres fórmulas de trabajo flexible y actividades para el cuidado de hijas e hijos, Incorporar contenidos sobre educación afectivo-sexual y cuidados en los currículos escolares, campañas para proporcionar o visualizar referentes de líderes masculinos igualitarios...

Son algunas de las 48 medidas que propone el Grupo de Hombres por la Igualdad Prometeo en el estudio Hombres, masculinidades e igualdad realizado en colaboración con la Universidad de León a partir de 833 entrevistas en la provincia de León.

Quieren separar la masculinidad del patriarcado y para ello ven necesario que «las políticas públicas se tomen medidas estratégicas de calado», con «prioritaria en la agenda política». Hacer un buen diagnóstico de la situación es clave. El estudio pionero que han llevado a cabo en León quien revela con datos que hay cambios respecto al patrón masculino tradicional, pero no tantos como serían deseables. El informe revela que el 70% de las personas encuestadas están bastante o totalmente de acuerdo en que los hombres que conocen de su entorno se involucran en el cuidado diario de sus hijos o hijas.

Sin embargo, solo el 46% están bastante o totalmente de acuerdo en que los hombres de su entorno se involucran en el cuidado de personas mayores y un 11,8% está totalmente en desacuerdo. Hasta un 64% está en desacuerdo en que hombres y mujeres participan en la misma medida en las tareas de cuidados, un 26% bastante de acuerdo y el 10% totalmente de acuerdo. A la pregunta de quién suele dedicar más tiempo a atender a una persona mayor que no pueda valerse por sí misma el 78% responden que las mujeres de la familia; casi el 20% que hombres y mujeres de la familia por igual y tan solo el 2,2% apunta que son los hombres de la familia quienes dedican más tiempo a estos cuidados.

¿Hombres torpes?

Respecto al reparto de tareas en el hogar, más de la mitad de las personas encuestadas afirman que los hombres casi siempre o bastante a menudo (53%) consideran que las tareas del hogar no son asunto suyo. Y cuando un hombre se ve obligado a encargarse de las tareas del hogar casi siempre o bastante a menudo pide ayuda a una mujer o contrata a una empleada doméstica. Esta opinión se da más en las personas de más de 65 años sobre las menores de 18.

En este punto las opiniones se dividen. Un 46,3% considera que pocas veces o casi nunca los hombres piden ayuda a la mujer o contratan a una empleada doméstica. «Quizá tenga que ver con la pregunta sobre si, en las tareas del hogar, los hombres suelen mostrarse especialmente torpes, sobre todo si le observa alguna mujer», comentan los autores (Enrique Javier Gutiérrez, investigador principal, Hermógenes Domingo-Tascón y Sheila García Martín).

El 52% cree que pocas veces se muestran torpes y el 47% que esto ocurre bastante a menudo o casi siempre, «haciendo cierto aquel refrán que dice ‘en comunidad no muestres tu habilidad’ no sea que te asignen alguna tarea».

La idea de que a los hombres «se les reconoce y valora mucho más que a las mujeres» si hacen tareas del hogar es compartida por casi un 70%, mientras que solo un 30% dice que pocas veces o casi nunca sucede tal cosa». Las personas en desempleo o erte son más afines a esta afirmación, mientras que las que se dedican a tareas del hogar son las que más de acuerdo con están con la mayor valoración de hombres sobre mujeres cuando realizan labores del hogar.

¿Se escaquean?

Ante la afirmación «los hombres se resisten y buscan excusas para ‘escaquearse’ de las tareas del hogar», el 21,7% de las personas encuestadas responde que esto pasa casi siempre y un 41,9% dice que pasa bastante a menudo. Por el contrario, el 25,6% dice que pasa pocas veces, pero admite que pasa. Sólo un 10,8% dice que no pasa casi nunca.

La encuesta plantea también si los hombres se sienten mal cuando es la mujer quien tiene el trabajo remunerado y ellos se tienen que hacer cargo de las tareas del hogar. Una vez más, las opiniones están divididas. «Un 52,5% asegura que esto sucede casi siempre o bastante a menudo. Y un 47,5% considera, por el contrario, que no se da casi nunca o pocas veces», apunta el estudio.

Asimismo, revela que, por sexos, hay un consenso en afirmar que hombres y mujeres deben participar de forma igualitaria en las tareas del hogar, si bien esta afirmación es más rotunda entre personas con formación de bachillerato, FP o universitaria.

Las personas que no conviven con su pareja están más convencidas que las que sí lo hacen de que los hombres tienden a escaquearse ante las obligaciones domésticas. Por nivel adquisitivo, la idea de que las tareas del hogar no son cosa de hombres predomina en las personas con rentas familiares más bajas.

Respecto a la igualdad de trato, de derechos y oportunidades entre hombres y las mujeres la inmensa mayoría de las personas que han contestado (79,4%) consideran que puede mejorarse en la sociedad actual y que esta tarea es responsabilidad por igual de mujeres y hombres. Curiosamente, el 14,2% consideran que los hombres tienen más responsabilidad en avanzar en la igualdad.

Por el contrario, sorprende a los investigadores los «porcentajes tan reducidos de quienes opinan que los hombres se implican activa y visiblemente (sumando el conjunto de la franja de opciones 3, 4 y todos) en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres (el 57,2%) frente a un 42,8% que no ven que se impliquen. Un 4% señala que no conoce ningún hombre de su entorno que se implique en la lucha por la igualdad.

Los machotes

La mayoría de las personas encuestadas (43,5%) está bastante de acuerdo en que en su entorno la mayoría de los hombres considera que deben tomar la iniciativa para «conquistar» a sus parejas. Sumado a quienes están totalmente de acuerdo, más de la mitad (56%) de quienes han participado en este cuestionario entienden que los hombres asumen habitualmente el rol protagonista en la relación de pareja. Sólo un 11,8% está completamente en desacuerdo.

La afirmación de que «los hombres que conocen tienen miedo de expresar sus afectos y emociones públicamente» es respaldada —bastante o totalmente— por el 65,2%, mientras que solo un 8,9% está totalmente en desacuerdo.

Las opiniones se dividen sobre la propensión de los hombres a mostrar la imagen tradicional de masculinidad ligada a la figura del hombre duro o «machote». Un 46,3% está bastante o totalmente de acuerdo con que los hombres siguen anclados en esta imagen, mientras que un 53,7% muestran su desacuerdo parcial o total.

Pornografía y prostitución

Por último, el 62,7% cree todos los hombres o la mayoría consumen pornografía, mientras que el 37,3% consideran que la mayoría no lo hace. El 7% de las personas encuestadas consideran que ningún hombre consume pornografía frente a un 20% de quienes contestan que consideran que todos los hombres la usan o consumen. Otra cosa muy distinta es la prostitución. La inmensa mayoría (86%) cree que los hombres que conoce no acuden a la prostitución, mientras que solo un 14,1% cree que una parte de quienes conoce sí van a prostitución.

Casi la mitad (49,7%) se muestra interesado en asistir a actividades específicamente dirigidas a hombres que fomenten la igualdad, un 32,6% responde que «tal vez» y un 11,6% confiesa que no.

La vieja masculinidad, en jaque en León
Comentarios