miércoles. 08.02.2023

Resulta difícil dar consejos para aprobar una oposición, pero sin duda el primero e indispensable es prepararse. Ahora bien, creo que todo el que haya opositado estará de acuerdo conmigo en que cada opositor es un mundo. Sería pretencioso explicar en unas líneas lo que expertos como José María Chico y Ortiz (Oposita que algo queda) o Miguel Prieto Escudero (Justito El Notario, Nada antes que opositar) desarrollan en todo un libro. No obstante, daré mi opinión personal.

Si quieres ser notario y estás pensando en opositar, y aunque mi experiencia es a notarías creo que es extensible a cualquier oposición, ten en cuenta que vas a recibir muchos consejos, sobre todo de ‘cuñados’ que jamás han opositado. Aquí te dejo algunos ejemplos: «Estás loco, esas oposiciones sólo las aprueban superdotados con memoria fotográfica».

A ver, cierto es que algo de memoria hay que tener, pero ni todos los ‘memoriones’ aprueban la oposición, ni todos los que aprueban la oposición son ‘memoriones’. No solo es necesario aprender y memorizar conceptos y artículos, también es imprescindible demostrar que has asimilado esos conocimientos en un ejercicio práctico de seis horas, y para eso no basta con tener memoria.

«Vas a desperdiciar los mejores años de tu vida encerrado en una habitación». Bueno, para que esto sea cierto deberíamos saber cuáles son los mejores años de nuestras vidas. Cuando apruebes y tengas tu título en la mano tendrás por delante unos años que no se si serán los mejores, pero probablemente el ‘cuñado’ te los cambiaría con los ojos cerrados.

Sin duda tendrás que dedicarle unos años al estudio del temario, pero no sé si eso es desperdiciarlos y, en todo caso, recuerda que un día a la semana descansarás y tendrás tus vacaciones, cortas, pero vacaciones.

«Todo ese esfuerzo y no sabes si aprobarás». Ahí tiene razón tu cuñado. Hasta que el tribunal saque tu nota como apto nada es seguro. Pero piensa que cuando empezaste la carrera de derecho tampoco era seguro que la fueras a terminar. Y piensa que cuando un emprendedor crea un negocio, por muchas horas e ilusión que le ponga, no es seguro que le vaya a ir bien con los años. Al fin y al cabo, solo la muerte y hacienda son seguros en esta vida.

«¿Y si suspendes qué? ¿De qué te habrá servido tanto esfuerzo?». Pues si suspendes te puedo asegurar que te llevarás un palo brutal. Pensarás que no ha merecido la pena y un montón de pensamientos negativos se agolparán en tu cabeza. Pero el tiempo todo lo cura, terminarás trabajando antes o después y sin duda todos los conocimientos que has adquirido serán una mochila que siempre tendrás a tu favor. Y aunque parezca que no, hay vida fuera de la oposición.

Para finalizar, me pregunto a mí mismo: Fernando, ¿aconsejarías a un recién graduado que opositara?

Permitidme que conteste a la gallega con otra pregunta: Fernando, ¿aconsejarías a alguien que quiere opositar que no lo haga? Rotundamente no. He acompañado a varios opositores al tribunal y un comentario bastante generalizado de los padres que sufren el pasillo es que si tuvieran otro hijo no le dejarían meterse en esto. Estoy convencido de que no lo dicen de verdad y es un reconocimiento a todo el esfuerzo que han visto en casa y que, en muchas ocasiones, si no son ex opositores les resulta incomprensible e inhumano.

Pero a pesar de que ciertamente es un tremendo esfuerzo, sabed que el que menos consciente es de ello es el propio opositor. Y la alegría una vez que llega el aprobado, ya sea a la primera, segunda, tercera o la que sea, hace olvidar pronto esos años de enclaustramiento.

En definitiva, si tienes claro que quieres opositar, jamás te metas en esto por complacer a terceros, aunque sean tus propios padres, adelante. Infórmate bien de las características de tu oposición, consulta al notario más cercano que tengas y te pondrá en contacto con la academia que mejor te venga, busca un preparador que se involucre en tu preparación y confía plenamente en él, dedícale las horas que sean necesarias, no pienses que todos los demás son más listos que tú, reponte de los bajones o suspensos si es que llegan, da todo lo que tengas y recuerda que hasta a un grande como Nadal le costó muchas horas de entrenamiento llegar a lo más alto. Esfuerzo, esfuerzo y más esfuerzo. Y sobre todo humildad y confianza en ti mismo. Esas con las claves.

Mucha suerte si te aventuras a intentarlo y que sepas que merece la pena.

Consejos para aprobar la oposición a notario
Comentarios