sábado. 28.01.2023

La actual crisis energética que padece España al dispararse los precios de producción de electricidad han servido para reabrir debates sobre las decisiones que condicionan el sistema vigente. Los pagos por las políticas puestas en marcha en materias como la nuclear o la eólica han sido un lastre para el sistema. Pero también las inacciones, como en el caso del carbón, al que se ha condenado a golpe de silencio del Boletín Oficial del Estado, al no aprobarse en tiempo y forma las iniciativas que deberían haberlo salvado. Ahora y con una paralización casi absoluta del sector de la minería energética se hace más evidente el terrible daño generado no sólo a las comarcas mineras sino también a toda la sociedad, al privarla de la posibilidad de disponer de una fuente autóctona y garantizada, al margen de la climatología o de los precios marcados desde el exterior.

El presidente de la Comunidad, Juan Vicente Herrera, anunció ayer que ha remitido una carta a Mariano Rajoy para poner de manifiesto lo «absurdo», lo «irresponsable» de una planificación «sin sentido» que tanto daño ha generado al carbón. Defiende que España aún está a tiempo de tomar las medidas para dar al sector una cuota favoreciendo los contratos estables con las eléctricas y animando las inversiones medioambientales que exige la UE a las térmicas.

Herrera reafirma su decisivo apoyo al sector. El 4 de julio de 2012 —apenas medio año después de que Rajoy entrase en La Moncloa— ya le remitió un primer informe alertando de la situación del carbón. Desde entonces reiteradamente ha demandado al Gobierno una solución.

EDITORIAL | El sinsentido de dejar morir la minería energética
Comentarios