sábado 04.07.2020

La renta mínima vital o el precio del poder

A nadie le va a caer de sorpresa las maniobras de este Gobierno socialcomunista para perpetuarse en el poder. La renta mínima vital, que va a poner en marcha, no tiene otro objeto que: dotarle de perpetuidad. No olvidemos que todas las actuaciones del gobierno actual tienen como fin el poder.

La mayoría de los españoles sabemos qué significó y qué significa el PER andaluz o extremeño, dar el poder durante tres décadas a los socialistas en Andalucía y en Extremadura. El PER está destinado a contratar trabajadores eventuales agrarios (jornaleros) en paro y facilitar así un periodo de empleo y el acceso a un subsidio especial de desempleo. Para acceder al subsidio agrario, normalmente es necesario haber cubierto durante un año, al menos, 20 jornadas de trabajo. Con ellas se puede cobrar un subsidio de 430 euros durante seis meses al año siguiente, siempre claro, que el jornalero tenga carencia de otros ingresos. Se calcula que un millón de personas en todo el territorio nacional cobra este subsidio, del que el 85% corresponde a Andalucía y Extremadura.

Ya está en marcha un nuevo PER. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, por mandato de comunista Pablo Iglesias, va a poner en marcha ayudas que lleguen a tres millones de personas con escasos recursos. El Gobierno valora que las ayudas a las familias vulnerables sean compatibles con las que ya están establecidas por las comunidades autónomas. Esto implicaría que, en las regiones más generosas, como son País Vasco y Navarra, las familias vulnerables con más de dos hijos a cargo podrían beneficiarse de una renta de hasta 2.000 euros. Si esto se convierte en realidad ¿A qué español le interesa trabajar?

Los tres millones y medio de autónomos, que hay en este país, automáticamente cesarían en su actividad ya que no merece la pena arriesgar una empresa. A la mayoría de los trabajadores no les interesaría trabajar y se darían de baja en las empresas ya que sin trabajar serían beneficiarios de un subsidio igual o superior a su nómina. Una pareja con dos hijos se mete al bolso dos mil euros. Esta es la realidad. ¿De dónde se va a sacar tantos millones de euros para pagar esta nueva modalidad de vagancia?

Este Gobierno va fidelizar a muchos millones de españoles que es tanto como mantenerse en el poder. Esta es la gran jugada del comunista Iglesias. Esta es la gran jugada de los gobiernos comunistas.

Ya no se trata de asegurar un plato de lentejas, no. Se trata de crear una nueva burguesía, fruto de la vagancia. Porque quien así se vea no le interesa buscar trabajo y el gobierno no va a hacer mucho para vigilar el ¡gran fraude!

Tenemos un ejemplo muy claro. En Huelva se necesitaban veinte mil trabajadores para recoger la fresa. Se presentaron dos mil desempleados. En Andalucía hay casi un millón de parados. A nadie se le obligó a renunciar a su PER. Tenemos al día de hoy ya tres millones y medio de desempleados y no hay jornaleros para recoger las cosechas. ¿A dónde vamos así? Muy claro a asegurar el poder de los señores feudales actuales.

Las cuentas le salen fácil al astuto vicepresidente Pablo Iglesias. Entre los desempleados más los separatistas vascos y catalanes más los despistados voluntarios, más una parte de los empleados públicos, conseguimos esa mayoría. Estas son las cuentas del Gran Capitán, Pablo Iglesias.

Se dice que el Covid-19 es la peor tragedia que ha ocurrido después de la guerra civil española. Se dice que perderemos nuestro tejido industrial. Se dice, inclusive, que perderemos nuestro maná, el turismo. Se propone ya estrujar a los pocos ricos que hay en España para pagar tantos regalos. A los que producen y a las empresas se les van a incrementar los impuestos.

Los españoles, cuando despertemos, nos va a ocurrir como a los colonos de la gran llanura americana que les regalaron las tierras para cultivarlas, pero al cabo de un tiempo aquello se quedó en un desierto, con una gran diferencia, que afloró gas, petróleo y, a cambio, se crearon otras muchas industrias, pero aquí, en España, no tenemos oro negro.

¿Qué nos queda? puede ser que las palabras de Churchill: sangre, sudor y lágrimas a cambio de que el Gobierno haya comprado la voluntad de los ciudadanos con un nuevo PER. Pero, seguro, que no habrá con qué pagarlo. Lo que estamos seguros es que este Gobierno no sufrirá crisis porque el comunismo es vida para el dirigente y miseria para el pueblo. Parece que los españoles no nos damos cuenta que vamos camino de Venezuela, fidelizar al pueblo que me vota y someter al resto de los ciudadanos porque la RMV es una garantía de poder.

La renta mínima vital o el precio del poder
Comentarios