lunes 23.09.2019

Infraestructuras: promesas, plazos y nuevas expectativas para la provincia

La adjudicación de inversiones por importe de 134 millones de euros en catorce meses de gestión es el argumento sobre el que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, sustenta la atención prestada por el Gobierno socialista a la provincia de León. Lo hace en una entrevista exclusiva concedida a Diario de León, la primera a un medio de comunicación de la comunidad autónoma, en la que analiza los proyectos en ejecución y los que están pendientes, y en la que compromete plazos concretos para la conclusión de las grandes infraestructuras que siguen bloqueando el desarrollo industrial, logístico, económico y laboral de un territorio y una sociedad harta de promesas incumplidas y de engaños manifiestos por parte de los sucesivos gobiernos y de las distintas administraciones.

 

La integración ferroviaria, el desastre de Feve, el limbo en el que todavía se encuentra la mayor parte del trazado de la autovía León-Valladolid, el pasmoso desentendimiento general respecto a la Ponferrada-Orense y la incertidumbre y la falta de un pronunciamiento claro sobre el desarrollo logístico del entorno de la capital y su papel en el marco del Corredor Atlántico, incluido el necesario impulso a la plataforma intermodal de Torneros, son asuntos exasperantes para los leoneses, inevitablemente resignados ante tanta ignominia. En otro contexto, el silencio más que sospechoso sobre el futuro del hostal de San Marcos, demolido sin que hubiese un proyecto concreto para revitalizar el parador, es la última afrenta a una sociedad hastiada ya de su clase política. De toda la clase política.

 

Es cierto que, como dice el ministro, es necesario poner fin al exceso de promesas y fechas de ejecución imposibles de cumplir por la avalancha de licitaciones frente al bajo nivel de ejecución real de la inversión, pero también que es necesario desbloquear asuntos históricamente enquistados. El ritmo acelerado de las obras de integración urbana del ferrocarril, la celeridad en la ejecución de la restauración de la autovía León-Benavente, las últimas adjudicaciones en relación con el AVE y, ahora sí, los compromisos y plazos definitivos asumidos para su ejecución parecen indicar que algo está cambiando. De ser cierto, no se haría más que justicia con esta provincia.

Infraestructuras: promesas, plazos y nuevas expectativas para la provincia
Comentarios